Diego Leuco: “El falso progresismo cerró las escuelas”

404

El editorial de Diego Leuco en Ya somos Grandes, por Todo Noticias.


¿Por qué no le damos bola a los chicos?, ¿por qué las clases no son esenciales? No es una pavada esto. Estamos hablando de un escándalo que ya tiene ribetes internacionales porque ya apareció la OMS y dijo que las clases tienen que volver, Unicef advirtió que el daño en los chicos es irreparable. Incluso advirtieron que hay una generación perdida.

La verdad es que acá hay una cuestión política muy grave que yo titulé “El falso progresismo cerró las escuelas”. Da la sensación que no terminamos de entender la magnitud de la tragedia educativa que estamos viviendo en la Argentina. Se perdió un año completo, y no fue por culpa del virus. Fue por otra pandemia, la pandemia de la borrachera ideológica de un pequeño sector de los gremios docentes y de la debilidad del carácter del presidente que lo permite. Por supuesto quedan afuera de esta crítica los miles de docentes que aman su trabajo y que hicieron un esfuerzo descomunal para que sus alumnos no pierdan contenido y contención en este año terrible. Pero hay un grupo de sindicalistas ultrapolitizados que condenaron a millones de chicos de por vida. Pareciera ser que solo les interesa mantener su status quo y quedar bien con sus referentes políticos.

El mundo entero con que no hay que cerrar las escuelas. Debe ser el único consenso internacional hoy. Todo el resto está en discusión, menos la apertura de escuelas. Acá en Argentina insistimos en el capricho político sin ninguna explicación científica ni sentido común.

Condenaron a millones de chicos al peligro de la deserción. Si hay un Gobierno que se llena la boca hablando de la meritocracia, le robaron a los chicos más humildes un año entero de clases. Obviamente son los más pobres los que perdieron con la virtualidad.

Un año de educación perdido representa una caída de 6 puntos del PBI, es prácticamente todo el déficit de la Argentina. ¿Por qué la educación no es esencial?