Basta de bailar sobre el Titanic

310

Las preguntas que los colegas españoles les al hicieron al Presidente Fernández, fueron muy atinadas. Solo faltó una. ¿Hasta cuándo piensan seguir bailando sobre la cubierta del Titanic? ¿Van a parar alguna vez de pelearse Alberto y Cristina? ¿No se dan cuenta que ya es patético este jueguito nefasto de acusarse mutuamente en público del gobierno desastroso que ambos están haciendo? ¿Todavía no registraron que los pasajeros de la nave que tiene rumbo de colisión, somos todos los argentinos sin distinción de camisetas partidarias?

¿Son tan insensibles que no les importan los sufrimientos del pueblo argentino?

Estamos hartos de estos cruces de todos los días. Alberto y Cristina son las dos caras de la moneda del peor gobierno desde el regreso de la democracia. No están resolviendo ninguno de los graves dramas que están atravesando los argentinos.

Ignoran que la inflación real, la que golpea con crueldad a los hogares de los ciudadanos más pobres y más viejos es demoledora. ¿No saben el clima de bronca y tristeza que eso genera en la casa de un trabajador que no llega a fin de mes o en los hijos que ven que sus padres liquidan la jubilación en un par de días? Se creen que eso es gratis, carajo. Que el cuerpo, la mente y el corazón aguantan cualquier humillación. Y no estoy hablando de cifras. Le estoy hablando de seres humanos. De argentinos que sufren por culpa de ustedes.

¿Se enteraron que el intendente de Rosario, Pablo Javkin acaba de calificar a los narcos como grupos terroristas? ¿Tienen idea, Alberto y Cristina de la cantidad de muertos y pánico que genera este crimen organizado? ¿No ven los robos y asesinatos en todos lados, y sobre todo, en el Conurbano? ¿Van a hacer algo al respecto?

Estos últimos días Alberto y sus funcionarios salieron a defenderse de la lluvia ácida que le tiran Cristina y su tropa. Es una novedad periodística que tenemos que contar. Pero debemos agregar que están jugando con fuego. Que estamos atravesando una situación social de gravedad institucional. No quiero ser agorero ni dar ideas. Pero no sean irresponsables. Dejen de tirar de la cuerda y de boludear en peleítas internas por el poder. Si, doctora Cristina. Peleas y no debates. Y si son debates, hagan una reunión entre ambos y no se levanten hasta que se pongan de acuerdo en algo que sea útil para que los argentinos sientan que más temprano que tarde vamos a salir de este pozo en el que nos metieron.

Parecen los Pimpinella de la política. Me mentiste, me engañaste. Pero esto no es un show musical. Alberto dice que ella obstruye su gestión. Cristina dice que Alberto es un inútil y quiere echar a varios ministros empezando por  Martín Guzmán. Cristina dijo que lo eligió porque él no representaba a nadie. Alberto dice que él es el presidente y que fue crítico de la gestión de ella, que no se enriqueció y amenaza con sacarle tarjeta roja a los funcionarios cristinistas  que no acompañen sus decisiones.

Basta. Insisto. Basta de bailar sobre la cubierta del Titanic. Nos hundimos todos y ustedes serán culpables ante la historia. Dios y la patria se lo van a demandar. Ya se lo están demandando. ¿O no vieron las encuestas? ¿O se creen todas las mentiras que les dicen los chupamedias del entorno? Estamos tocando fondo. La diputada Fernanda Vallejos, la que anticipó el ataque contra el mequetrefe, okupa y enfermo, ahora propone a Máximo Kirchner como candidato a presidente. ¿En qué frasco viven? ¿En serio proponen a un muchachote sin ninguna formación, que nunca manejó un kiosco y cuyo único mérito es ser el hijo de? ¿Esa es la genialidad que se les ocurre? Estamos en el horno y todos chamuscados. Nos entretienen con jueguitos perversos. ¿Alberto va a echar al secretario de Energía? ¿Los soldados de Cristina, van a dejar las cajas millonarias que manejan?

Dejen de victimizarse y acusar al periodismo, a la justicia y a medio mundo. Las únicas víctimas son los argentinos. Y ustedes son los victimarios.

No es la primera vez que el peronismo involucra a toda la sociedad en sus peleas por el poder y el dinero. Hacen ese chiste vetusto de que son como los gatos y que se están reproduciendo. Pero en los 70, la batalla terminó a los tiros y arrojándose cadáveres entre dos alas del peronismo, los Montoneros por la izquierda y la Triple A por la derecha. Espero que no lleguemos a semejante extremo. Han gobernado 26 de los últimos 32 años. Se siguen llenando la boca como defensores de los pobres y no han hecho otra cosa que multiplicar la pobreza, la desocupación y el hambre. Dicen que vienen a redistribuir la riqueza y la distribuyeron entre ellos. Cristina, su familia, y sus funcionarios más cercanos, terminaron todos millonarios.

Perdieron 4 millones de votos y se echan la culpa uno al otro. En las encuestas, tanto Alberto como Cristina no paran de caer. ¿Hasta cuándo nos van a seguir faltando el respeto? ¿Hasta cuándo van a seguir bailando en la cubierta del Titanic?

Editorial de Alfredo Leuco en Radio Mitre