Macri vs Cristina – 27 de abril 2015

El gran ganador de las elecciones de ayer fue Mauricio Macri. Triunfó doblemente y consolidó su liderazgo. Hacia adentro del partido que fundó con el candidato que había bendecido y hacia afuera, casi llegando al 50 % de los votos, al borde de ganar en la primera vuelta. Por eso Macri bailó sobre el escenario, debordado de alegría y con su pequeña hijita sobre los hombros. 
La gran perdedora de las elecciones de ayer fue Cristina Fernández de Kirchner. También perdió doblemente. Hacia adentro de su partido porque fracasó el candidato que ella había elegido en el laboratorio de Olivos donde casi nadie puede hablar y hacia afuera porque el Frente para la Victoria hizo la peor elección en mucho tiempo en la Ciudad de Buenos Aires. Mariano Recalde batió el record negativo del propio Daniel Filmus y sumó apenas el 12,3 % de los votos. Chicanero, Carlos Pagni, contó que en las redes sociales un chiste dice que “Recalde tiene mas empleados que votos”. 
Macri tiene que recuperar anímicamente a Grabriela Michetti porque es parte del ADN del PRO y porque su imagen positiva en el país transmite los mejores valores que la gente reclama. Hablo de solidaridad y honradez. Hay un debate interno acerca de cual será el rol de Gabriela en las campañas que se vienen tanto en la ciudad como en el país. Todo indica que Macri le ofrecerá a Carlos Reuteman que lo acompañe en la fórmula como candidato a vice. Es una apuesta a ampliar la coalición y mostrar una señal de que no se trata de una formación antiperonista.
 Está muy instalado que bajo la conducción de Macri, los dirigentes peronistas aportan dosis similares de pragmatismo y gobernabilidad. Es el rol que han jugado dirigentes como Cristian Ritondo y hasta la fórmula ganadora en la ciudad pasó en su momento por el peronismo: Horacio Rodríguez Larreta en el equipo de Palito Ortega y Diego Santilli militando en el PJ.
Cristina mete la pata y fracasa cada vez que elije con su dedo a un dirigente o a un candidato. El casting de la presidenta suele caer en perfiles similares, jovenes rubios y pintones que luego le dan mas dolores de cabeza que satisfacciones. Hablo de Amado Boudou, Axel Kicillof, Martin Insaurralde y Mariano Recalde. A todos los eligió ella. Todos la defraudaron aunque Cristina se niegue a reconocer sus errores. La capacidad de seleccionar los mejores cuadros políticos no está entre las virtudes de Cristina. Habla con poca gente, está demasiado encerrada en si misma y con tal de meter gente de La Cámpora, la agrupación de su hijo, es capaz de forzar las situaciones hasta el límite de perjudicar las actuaciones electorales de su propia fuerza. El de Mendoza es un caso típico. Como Cristina no pudo imponer su candidato, le sacó tarjeta roja a un experto en tejer redes proselitistas como Juan Carlos Mazzon y fue a los comicios con el peronismo dividido. La oposición, por el contrario, fue unida en una coalición que respaldaron Sanz, Cobos, Macri y Massa y ganaron las provincia. 
Ademas de Macri hubo otros claros ganadores. Horacio Rodríguez Larreta, por cierto, el mas probable heredero de Macri que ante la ausencia de carisma se apoyo en la buena gestión y la resolución de los problemas de la gente que es otra gran demanda de la población. En el segundo lugar, el partido ECO mostró una buena renovación generacional con Martín Loustou que pudo mantener junto al aporte de Graciela Ocaña, el electorado socialdemócrata que reclama mas igualdad y mas transparencia. En este espacio tanto Elisa Carrió como Ernesto Sanz ratificaron que fue correcto el rumbo que tomaron hacia la defensa de las instituciones republicanas y en contra del autoritarismo kirchnerista. 
Fue muy precisa la doctora Carrió cuando definió que la sumatoria de los dos primeros espacios electorales habla de que el 70% de los porteños está dispuesto a votar a favor de una alternacia a nivel nacional. Para decirlo mas claramente, 7 de cada 10 porteños votarán contra cualquier candidato kirchnerista. 
Sergio Massa también perdió ayer. Careció de una figura taquillera y no pudo encontrar el lugar correcto para ubicarse desde el punto de vista ideológico.Fue víctima de una polarización que crece a nivel nacional. 
Hubo otros grandes perdedores: los precandidatos a presidente y los mas importantes dirigentes del Frente para la Victoria. Cristina los obligó a mentir sobre el presunto segundo lugar que habían logrado, a sobreactuar una euforia inexplicable y patética y a aparecer pegado a un experimento camporista infantil y caprichoso. Y como si esto fuera poco, el doblemente procesado Amado Boudou, uno de los argentinos con mayor imagen negativa se sentó entre Jorge Taiana y Carlos Zanini.  En ese sentido la cara de enojo de Daniel Scioli fue todo en mensaje. 
 Cristina fue la mariscal de la derrota pero no se quiso ensuciar y fue la única que no puso la cara. Animémonos y vayan fue su consigna. Fueron todos menos Cristina y su hijo Máximo que suelen ser desagradecidos con los que triunfan y crueles con los que son derrotados. También deberán resvisar el exceso de autoestima y el casi nulo respado popular del resto de los candidatos del cristinismo: Anibal Ibarra, Gabriela Cerrutti, Carlos Heller y Gustavo López no acusaron peso en la balanza. Para ganarse el reconocimiento popular no alcanza con proclamar el amor a Cristina y  pasear de vez en cuando por los programas del pautatraficante Diego Gvitz. El resultado fue obvio: estos muchachos y muchachas sacaron 6,7,8 votos.
Para el final una conclusión y una advertencia. Sería riesgoso trasladar estos resultados mecánicamente al plano nacional. Está comprobado que los oficialismos corren con mucha ventaja en las elecciones mas allá de las camisetas partidarias. En Salta, en Neuquen y en Capital ayer, ganaron los que están en el gobierno. Esa misma situación coloca en una mejor posición a Daniel Scioli tanto en la provincia de Buenos Aires como para pelear la presidencia de la República. Esta reflexión abre una pregunta fundamental: ¿Alcanza la coalición entre Macri, Sanz y Carrió para derrotar al heredero no querido de Cristina? ¿ Sergio Massa puede sumarse? ¿Y en el caso de que no ocurra eso, a donde irán sus votos? Como siempre, todas las elecciones traen muchas respuestas, pero abren nuevas preguntas.

Las arbitrariedades de Cristina – 24 de abril 2015

Hace unos días califiqué a Cristina como la reina del revés. Y trate de explicar con hechos concretos  la manera impúdica y a veces obscena en la que el gobierno dice una cosa y hace exactamente lo contrario. El trístemente célebre doble discurso, la confrontación entre el relato y la realidad. Curiosamente, la presidenta de la Nación explicó en la televisión rusa que ella no tiene favoritos para las elecciones y que ese es un concepto monárquico que nada tiene que ver con la democracia. La reina Cristina explicó que favoritos tienen los reyes. 

Me resultó muy curioso, casi insólito una vez mas que la jefa del estado diga que no tiene favoritos pese a que convirtió su cristinato en el feudo de la abitrariedad y el capricho. Y ojo que no estoy hablando de medidas políticas y económicas con las que se puede o no estar de acuerdo. Ella es una presidenta legal y legítima y tiene el derecho a tomar el rumbo que le parezca mejor. Ya se encargará el pueblo de juzgar su comportamiento en la urnas. 

Yo hablo de otra cosa. De los caprichitos que no tiene ninguna otra explicación racional que la tosudez de la presidenta. Se empecina en algo y no para hasta conseguirlo aunque tenga que pagar altos costos políticos. Hablo de decisiones absolutamente arbitrarias que la llevan a cometer errores no forzados. Son actitudes inmaduras e infantiles de alguien que se niega a dar el brazo a torcer pese a las contundentes evidencias de la realidad. Hablo de esas actitudes en que Cristina es capaz de comerse un jabón pero decir que se trata de queso. Y para no reconocer su error, su orgullo sobreactuado la lleva hasta comerse el pan de jabón  Lux hasta la última burbuja. Se trata de no ceder. De tener razón siempre. De creer que reconocer una equivocación y dar marcha atrás es un síntoma de debilidad. 

Hay infinidad de ejemplos de estos caprichos de estado. Le recuerdo solo los mas burdos y bizarrlos. Los mas incomprensibles. Todos los que están a su lado se dan cuenta que esas decisiones de Cristina la perjudican solo a ella y no producen nada positivo y sin embargo no se atreven a decirselo en la cara. Porque Cristina se enoja, les grita y los manda a la Siberia, les corta el rostro o los echa a patadas del gobierno por mas leales que hayan sido hasta ese momento. Está lleno de ejemplos de ex funcionarios que de la noche a la mañana se convirtieron en enemigos por el solo hecho de expresarle alguna disidencia o criticar alguna decisión. Los últimos son Rafael Follonier y el Chueco Mazzon. Los tiró por la ventana del gobierno porque se pusieron a trabajar por la candidatura de Daniel Scioli sin que ella los autorizara. Tal vez el cristinismo y los camporitas terminen apoyando a Scioli porque no tienen otro remedio si quieren intentar ganar las elecciones presidenciales. Tal vez hasta la propia Cristina, su hijo Máximo y El Cuervo Larroque salgan en los afiches con Scioli despues de las PASO. Pero Follonier, Mazzon y 

el gobernador de Mendoza Paco Perez fueron defenestrados por haber dado el mismo paso que ella va a dar pero un par de meses antes.

¿Se acuerda de esa locura de derribar al monumento de Cristobal Colon solo porque se lo aconsejó Hugo Chávez? ¿ Sabe que pasó con todo eso? Ahi sigue tirado en el suelo, destartalado el navegante genovés como si fuera un enemigo de la patria y un amigo de los buitres. Cristina quiso poner en ese espacio a Juana Azurduy en lugar de que ambos pudieran convivir como una síntesis de lo que somos, pueblos originarios e inmigrantes. No hubo caso. Cristina se empecinó en hacer lo que ella quiso y todo indica que se irá de la Casa Rosada al final de su mandato y Colón seguirá quebrado en varios bloques de piedra. Eso si, se habrán gastado horas de energía y trabajo yhabrán y miles de pesos. Cristina suele dilapidar los fondos que no son suyos.

Este acuerdo con los rusos para hacer “ejercicios y maniobras militares conjuntas” es otro ejemplo. ¿En que se beneficia el país con semejante locura? ¿Que tenemos que ver nosotros con los rusos? La defensa común deberíamos articularla alrededor de nuestros países hermanos y vecinos del Mercosur. ¿Cual es el objetivo estratégico que compartimos con Vladimir Putin? Ninguno, semejante acuerdo militar nos pone a la par de Venezuela y Cuba y fue producto solo de una respuesta despechada a Barack Obama. Un infantilismo funcionario típico de Axel Kicillof que como los chicos dice que calentitos que deben estar los bancos porque lograron un prestamo sin que ellos intervinieran. No dice que consiguió ese dinero a una tasa que duplica la que pagan nuestros vecinos. Pero todo es asi, capricho, venganza, te pago con la misma moneda. 

Las respuestas faraónicas son otra especialidad de la Cristina con delirios de grandeza y un culto a la personalidad digno de la época comunista de Rusia y China. Hablo de el propio mausoleo del ex presidente o de las represas monumentales y el Centro Cultural en el ex Palacio del Correo que por supuesto, se llaman Néstor Kirchner. Siempre son bienvenidas las inversiones en Cultura. Pero Cristina quiso tener su propio teatro Colon. Un Colon con K y se mandó 110 mil metros cuadrados de centro cultural que nos van a terminar costando dos mil millones de pesos a los argentinos que sufrimos por la mortalidad infantil o por los casi 10 millones de pobres que hay en este país. El Centro Cultural Kirchner, en cuya inauguración no quiso tocar Martha Argerich, tendrá 4 pianos alemanes de lo mejor, 51 salas de exposiciones, 16 salas de ensayo, diez pisos, tres subsuelos, 20 camarines, la cúpula de vitraux y un órgano monumental de 4.300 tubos, algunos de mas de 10 metros de altura. ¿Se da cuenta? Seguramente será un lugar hermoso y extraordinario. Pero ya tenemos a 20 cuadras otro lugar famoso mundialmente por lo hermoso y extraordinario y con la mejor acústica que es el teatro Colón. Pero el teatro Colon es de la Ciudad y Cristina quería tener su propio juguete colosal y cultural.

Podría seguir toda la tarde. La locura enfermiza de no querer imprimir billetes de mas alta denominación que los 100 pesos. Seguramente Cristina cree que los argentinos somos tontitos y no nos damos cuenta de que hay inflación. Infinidad de problemas y ninguna solución genera mantener ese billete como tope. Pero Cristina se niega a reconocer que es una pavada que nos perjudica a todos. Que para satisfacer su capricho hay mucha gente que se perjudica. Pero la reina es reina y sanseacabó. Cristina manda y los demas acactan. Ella no tiene favoritos. En realidad tiene un solo favorito: su espejo.

100 años del genocidio armenio – 23 de abril 2015

Mañana se cumplen cien años del genocidio armenio. A esta hora habrá una misa en la catedral  San Gregorio Iluminador en Palermo y en Ereván se realizarán los actos centrales para recordar y pedir justicia y reconocimiento por el asesinato de un millón y medio de cristianos armenios a manos del Imperio Otomano. Digo reconocimiento porque aún hoy el gobierno de Turquía sigue negando semejante exterminio masivo. El propio presidente Erdogan fue capaz de acusar al Papa Francisco de “decir estupideces” porque había dicho que el genocidio armenio era el primero del siglo XX. Serge Sargsian, el jefe de estado de Armenia tiene razón cuando exige se abandone el “negacionismo, porque mientras sea negado, el genocidio, sigue ocurriendo”. Por eso el símbolo mundial del reclamo es la flor de Nomeolvides, perfecta y violeta con un corazón redondo y amarillo. Y es verdad que no hay que olvidar. Para no repetir. Y recordar para prevenir. Y reconocer la existencia de ese holocausto del pueblo armenio para poder cerrar las heridas y que los muertos puedan descansar en paz. 
Hace exactamente un siglo, la matanza comenzó por la dirigencia política e intelectual de Constantinopla. Los jóvenes turcos fanatizados acusaban a los armenios y a otras minorías griegas, serbias y asirias de ser los responsables de la decadencia del Imperio Otomano y no soportaban sus virtudes para el comercio y la cultura.  El intento de limpieza étnica fue de una crueldad y salvajismo particular. Brutales violaciones de mujeres y crímenes en la horca contra la condición humana. Algunos sobrevivientes aseguran haber visto una  montaña de bebitos apilados y convertidos en una hoguera en segundos. Hay que prenderle fuego a chiquitos poco menos que recién nacidos. Uno nunca sabe hasta donde puede llegar la monstruosidad de los que industrializan la muerte y el odio.
La periodista Magda Tagtachian contó como su abuela Armenuhi, que significa mujer armenia, se salvó dos veces de la muerte en forma milagrosa. La primera vez tenía un año y medio y viajó durante horas en las alforjas que colgaban del lomo de un burro que cabalgaba su padre. Tuvieron que huir del pueblito de Aintab. Cada tanto sacaban a la pequeña Armenuhi para que respiraba y rezaban para que no llorara ni llamara la atención a la hora de cruzar algún control de los soldados otomanos. Despues caminaron horas entre el hambre, el frío y el destierro hasta que llegaron a Alepo en Siria. Por la posición enroscada que tuvo en ese escondite  de cuero, y el shock anímico del pánico, la abuela de Magda cotrajo una tortícolis vitalicia y su pelo se volvió blanco como si fuera una viejita. La segunda salvación fue cuando trasladaban a toda la familia en el tren de la muerte hacia los campos de concentración. En pleno desierto, su padre la envolvió en una manta y la arrojó por  un hueco del vagón rogando a Dios que la protegiera. Y la protegió tanto que al poco tiempo la puso en un barco que llegó a esta bendita tierra de inmigrantes donde todavía convivimos en paz y amistad los argentinos de todos los colores las razas y las religiones.
Armenia fue durante 70 años una de las repúblicas de la Unión Soviética. Todavía pueden verse en sus calles los destartalados autos LADA y los gigantescos edificios grises de la burocracia socialista. Es un país que logró su independencia en 1991 y hoy practica una democracia parlamentaria occidental aunque está rodeada de países musulmanes como Irán, Turquía y Azerbaiyan. En la diáspora hay 8 millones de armenios viviendo por todos lados pero mayoritariamente en Estados Unidos, Francia y Argentina que envían alrededor de dos mil millones de dólares al año para sostener la patria de sus antepasados.
Como todo pueblo que ha sufrido una gran persecusión, los ojos de los viejitos tienen cierto cansancio de tanta tristeza. Pero renuevan su esperanza en la mesa familiar donde el progreso y la comida son en pan de cada día. Los rituales, las danzas, los aromas y las especies del mercado Tashir se transforman en el lavash, jorovads o el Herisé, que se saborean con la mente puesta en el monte Ararat. Fue en ese lugar mágico que pertenecía a Armenia y hoy está en Turquía donde el Arca de Noe, según cuenta la biblia, se posó durante el diluvio. Hoy la imponencia y la blancura de sus nieves eternas son tal vez el símbolo de un pueblo que apuesta a la memoria y que pelea por la justicia. Ya pasaron 100 años de esos crímenes de lesa humanidad. Hay solamente 22 países que reconocen el genocidio armenio como tal. El primero fue Uruguay allá por 1965 y Argentina, primero por boca de Raúl Alfonsín y en el 2007 por ley del Parlamento nacional. Fue un intento deliberado y planificado de barrer un pueblo de la faz de la tierra. Fue el antecedente inmediato que tuvieron los nazis en Alemania.. Instalaron el odio racial que implica siempre apuntar a un chivo expiatorio. Es urgente que todos los países del mundo pongan el grito en el cielo como lo hizo el Papa Francisco. Para que Turquía reconozca el genocidio. Para que nadie mire para otro lado. Para que florezca la flor del No me olvides que es como decir Nunca Mas.