Es la economía, estúpido – 30 de julio 2015

Sin ponerse colorado, el ministro de Economía, agravó y profundizó todos los problemas y encima levanta el dedito y pretende dar cátedra. Axel Kicillof es el responsable junto a Cristina de todas las alertas rojas que se han instalado sobre la vida cotidiana y los bolsillos de los argentinos. El chiquito, como lo llama Cristina, se permite hacer bromas con altos niveles de irresponsabilidad pese a que para muchos está bailando en la cubierta del Titanic. Dice que va a mostrar las lista de los que pagan impuesto a las ganancias para demostrar que no son tantos y al día siguiente dice que era un chiste. Después tira una bomba sobre un impuesto a los departamentos y casas que no sean alquilados y enseguida dice que fue una taradez, un tema menor que lo tiró asi como asi, al pasar. No hace mucho le preguntaron cuantos pobres había en la Argentina y balbuceó hasta que se fugó del tema con una humillación hacia los mas necesitados. Para zafar dijo que no estaban midiendo la pobreza porque era estigmatizante. El ministro que se debe preocupar y ocupar en tratar de lograr pobreza y hambre cero, ni siquiera sabe cuantos hermanos argentinos están en esa condición de marginalidad y exclusión. Trabaja a ciegas, si es que trabaja. No tiene los datos para hacer un diagnóstico riguroso y por lo tanto su medicina no funciona. Los datos duros y puros lo dicen con contundencia. Hace 4 años que no se crea empleo genuino, privado y en blanco en la Argentina. Peor aún, este año se está destruyendo empleo industrial. Las inversiones se cayeron a pedazos. El cierre de empresas y comercios, frigorífico y tambos es inquietante. Mientras tanto el Colorado sin ponerse colorado tiene tiempo para levantar el dedito y retar a todos los sectores. Exigió que no hablen del atraso cambiario porque joden a la gente. Justo él, que es el que mas jode a la gente con su mala praxis y dogmatismo jurásico . Lo llamativo es que no se lo nota preocupado. Nos lleva alegremente hacia el precipicio. No pasa nada malo en la economía, segun dice y miente. Dice que tiene todo estudiado, que las críticas son pavadas atómicas. Niega el cepo. A esta altura negar el cepo, la inflación que está entre las tres mas altas del mundo y ningunear a los pobres, es un plan macabro.
El campo, ya le dije en otra columna, tiene graves problemas que en muchos casos fundieron a los productores y a otros los dejó muy golpeados y contra las cuerdas. No es gratis jugar con la economía y las regulaciones insólitas. El 10 de diciembre, Cristina y Axel, su ministro preferido, nos dejará una Argentina con menos leche, carne, trigo, maíz y con una maraña de trabas y zancadillas para aquellos que quieren producir mas. Lo de las economías regionales no se lo detallo porque es para llorar. Las manzanas, peras , uvas, literalmente están por el suelo porque a muchos no les conviene ni cosecharlas. Gastan mas en flete que lo que vale la carga. Es una postal de la Argentina infantil y vengativa que Cristina construyó en los últimos cuatro años, destruyendo incluso, muchos aspectos positivos que se habían logrado en los ocho años anteriores. Cristina se sigue comparando con el 2001 y asi cualquiera está mejor. Aquello fue el peor infierno de la historia que nos puso al borde de la guerra civil. Pero si se compara con los datos que recibió, la segunda gestión de la presidenta es directamente un desastre. Aunque lo quieran ocultar. El ministro cacarea antimperialismo antibuitre pero la falta de resolución del tema significó que haya tenido que emitir bonos por 41 mil millones de pesos pagando tasas mas buitres del 30% cuando nuestros países vecinos pagan alrededor del 6%. ¿Donde está la ganancia para el pueblo argentinos? ¿A eso le llaman emancipación? ¿A pagar tasas del 30%? Nos estan tratando de tontos? Encima los remedios que utiliza son peores que las enfermedades. Genera problemas en donde no los hay. Trata de arreglar lo que funciona y no soluciona lo que falla. Mas que ministro, es una tormenta perfecta. No pega una el pobre.
Encima Anibal Fernández lo quiso ayudar diciendo que los números de cierre de industrias no dicen nada. Ministro, no aclare que oscurece. En boca del mentiroso, hasta lo cierto se hace dudoso. Usted es el mismo que habló de sensación de inseguridad y que de Alemania tiene mas pobres que Argentina.
Cristina, Kicillof y Anibal no comprenden que la inflación negada envenena todas las relaciones comerciales. Esa falta de credibilidad se derrama sobre toda la economía. Por eso no hay créditos hipotecarios. Por eso hace 23 meses que cae la industria y eso que son datos del INDEC. Las ventas industriales se cayeron el 16% en un año. El motor del consumo cada vez empuja menos y hace que la fiesta sea mas difícil de pagar. Al finalizar su mandato van a haber emitido 250 mil millones de pesos sin respaldo. Las crisis de Brasil y China nos meten turbulencias pero no se sabe donde está el piloto. La asfixia impositiva es feroz y el dinero se utiliza como premio para los amigos y castigo a los enemigos. Asesinaron el federalismo. Insatalaron un unitarismo extorsivo. Los superavit gemelos, hace rato que explotaron por el aire.
La soberbia de Kicillof es irritante y absolutamente ineficiente. Bill Clinton es su campaña fue sacudido por su principal asesor cuando escribió sobre un pizarrón: “Es la economía, estúpido”. Lo hizo para que reaccionara. Tal vez hoy Kicillof debería despertarse de su sueños de fantasía con las mismas palabras: “Es la economía, estúpido”.

El alarido de Favaloro – 29 de julio 2015

Hoy se cumplen 15 años del suicidio de ese santo doctor llamado René Favaloro. Ya pasaron 15 años desde su inmolación. Fue un grito desgarrador, un alarido de denuncia de la inmoralidad y la mediocridad. Muchas de las miserias que reveló todavía siguen vivitas y coleando. Pero en el aniversario número 40 de la Fundación, pude comprobar una vez mas la herencia bendita que nos dejó. La apuesta a la excelencia y la investigación al servicio de todos los habitantes de la patria, y muy especialmente, de los mas humildes. Como dice el lema : “Tecnología de avanzada al servicio del humanismo médico”. Muchas eminencias que militan en la Fundación y hacen el bien sin mirar a quien, me pidieron que hoy en su homenaje repitiera una de las columnas que mas quiero y que en su momento recordé el día del médico. Dice asi:
René Gerónimo Favaloro tuvo a lo largo de su vida la posibilidad de manipular dos de los elementos más nobles que existen sobre la tierra: la madera y los corazones. Y trabajó con respeto sobre ellos. Los mejoró con su precisión de cirujano y su sensibilidad artística de ebanista. Sus manos gigantes, manos como patios, según dijo Horacio Ferrer de Anibal Troilo, eran expertas a la hora de esgrimir las gubias que aprendió a utilizar en la carpintería de Juan Bautista, su padre y el bisturí que dominó como nadie. Favaloro era un artesano que trabajaba con las manos y el cerebro para resucitar corazones. Por eso todavía duele tanto su partida. Por eso su memoria nos interpela. Porque era un científico admirado por las elites intelectuales pero había sido parido entre los hombres mas sencillos de La Pampa. Su etapa de médico rural en Jacinto Arauz lo marcó para siempre. Le fortaleció las raíces y modeló su identidad. Doce años de su vida los dedicó a enriquecerse humanamente en el campo, ayudando a los que menos tienen, poniendo el cuerpo y las neuronas donde había más necesidades. Se hizo hombre del pueblo en la profundidad de nuestra patria. Aprendió a escuchar y valorar los silencios. Ese intenso color azul del jacarandá y los aromas de la salsa de tomate y hongos secos que era su especialidad a la hora de agasajar a sus amigos con una pasta amasada y cortada a cuchillo por el mismo como si fuera hecho por un cirujano. El pueblito pampeano fue su plataforma de lanzamiento hasta asombrar al mundo y recibir todos los premios que se pueda imaginar. Todos lo condecoraron como uno de los grandes precursores de la cirugía cardiovascular de todos los tiempos. En Estados Unidos desarrolló su obra cumbre: el By Pass o puente. Sacó del fondo de su alma su habilidad conseguida en el taller de carpintería de su padre y del pulso firme y minucioso de costurera de su madre modista. Trabajaban 14 horas por día igual que su hijo. Hizo una clara opción por lo pobres y fue de una austeridad y una generosidad inmensa. Su frase de cabecera era ” ejercer la ética profesional y de esa manera poner a la ciencia y a la conciencia del mismo lado, del lado de la humanidad”. Fue un hombre del pensamiento nacional y popular. Siempre decía que los datos de la mortalidad infantil y la concentración de la riqueza eran claves para medir a un modelo injusto que el llamaba Neofeudalismo. Jamás hizo nada ni por dinero ni por poder. Sus valores eran otros. Era de otra madera. Amaba la historia argentina y a San Martín. Su máxima felicidad era ir a pescar y alquilar un autito y dormir donde lo agarraba la noche. Y hablar de las cosas de la vida y de la muerte con los campesinos. La vida lo castigó demasiado con la muerte temprana de Juan José, su único hermano. No pudo tener hijos biológicos con María Antonia, su novia de pibe y su esposa de siempre. Hoy se cumplen 15 años de uno de los días más tristes de la Argentina, el doctor Rene Favaloro se pegó un balazo en el corazón. Justo él, que salvó miles y miles de vidas. Justo él, que derrotó miles y miles de muertes, justo él. Solo, abatido, cansado de luchar contra la burocracia y la corrupción, uno de los argentinos mas grandes de todos los tiempos nos pegó un cachetazo brutal para despertar nuestra conciencia ciudadana. Justo él que vino a ofrecer su corazón generoso como ejemplo a toda la sociedad.
Jamás olvidaré el día que operó a mi viejo porque nadie se atrevía a operarlo. Me abrazó junto a mi madre y mi hermana y recién salido del quirófano, nos dijo: “Salió todo bien. Quédense tranquilos. Perdió poca sangre. El 93% que me corresponde salió bien. El 7% restante le corresponde a Dios y hasta ahí no llego”. Todavía me resuenan sus palabras, su vozarrón campechano y esa caricia en el alma que nos hizo cuando nosotros éramos un pantano de dolor y angustia.
Rene Favaloro fue el mejor producto que salió del barrio El Mondongo. Se encendía su mirada cuando contaba cien veces los goles de Gimnasia y Esgrima y decía “fulbo”, como el más sencillo de los hinchas. Hoy lo extrañamos como nunca. Necesitamos de su molde. Para que nazcan argentinos a su imagen y semejanza. Militantes de la cultura del esfuerzo y la excelencia. Plantados sobre nuestra tierra. Con la honradez como bandera. Eligió no ser millonario. Prefirió cultivar la amistad con Cesar Milstein o Luis Federico Leloir, dos de los premio Nóbel argentinos o pasar horas charlando con su admirado Ernesto Sabato.
Hoy lo necesitamos mas que nunca para demostrar que no todo es corrupción, facilismo, trepadores del poder, autoritarios y soberbios. Que la patria no se devora a sus mejores hijos. Que se puede ser argentino de otra manera. Como Rene Favaloro que en paz descanse.

Mirtha vs Cristina – 28 de julio 2015

Silvana Giudici, la ex presidenta de la comisión de libertad de Expresión de diputados reveló que:
“La denuncia de Mirtha Legrand sobre pinchaduras en su teléfono es muy grave porque llega en un momento donde se sospecha sobre la utilización de equipamiento comprado en la región para espiar”. Además, no es la primera vez que el cristinismo beligerante ataca a Mirtha Legrand. En su momento, el actor militante Federico Luppi le dijo “yegua, hija de puta, impune y sinverguenza”. Al mismo tiempo trató a Ricardo Darín de “boludo”, cosa de la que se arrepintió hace unos días. Carlos Kunkel ahora la caracterizó de “hipócrita y despreciable” y Aníbal Fernández la acusó de haber perdido “los frenos inhibitorios producto de su edad” y ambos fanáticos cristinistas rompieron todos los códigos y se metieron con la vida íntima de la diva de los almuerzos, con la relación con su hijo muerto y con los avatares de su alcoba. Una senadora entrerriana llamada Sigrid Kunath, casi desconocida por su actividad parlamentaria, metió un proyecto de declaración para repudiar a Mirtha desde el Congreso de la Nación. La misma senadora votó el pliego del general César Milani acusado de serias violaciones a los derechos humanos en Tucuman durante el terrorismo de estado y participó de una íntima celebración del cumpleaños de Amado Boudou, el atorrante de estado doblemente procesado que compró todo el talonario de una rifa que premia una estadía en una cárcel VIP.
Todo fue en represalia a Mirtha que en su programa dijo que Cristina “era caprichosa, autoritaria y dictadora” y puso como ejemplo el ataque a los jueces que la investigan. La acusan de utilizar el término dictadura para referise al gobierno de Cristina. Todas las definiciones del diccionario sobre la palabra “dictadora” que citaron tanto Héctor Guyot como Pablo Sirven hablan de personas que asumen todo el poder y abusan de su autoridad o son inflexibles en el trato con los demas”, algo que encaja bastante bien en la descripición de Cristina Fernández.
Por supuesto que eso no implica comparar la actualidad con la dictadura mas sanguinaria que sufrimos los argentinos desde el 24 de marzo de 1976. Los terroristas de estado cometieron un genocidio que nadie debe negar ni subestimar. Mirtha no dijo que este gobierno hizo desaparecer personas. No asoció los comportamientos de Cristina con los criminales de Videla y sus cómplices.
De todos modos Mirtha opinó con palabras. Nunca empuñó las armas contra la democracia como cuando Carlos Kunkel integraba Montoneros. Ni jamás aplaudió a los pibes para la liberación cuando cantan en plena Casa Rosada, “Macri basura/ vos sos la dictadura”, como si lo han hecho Anibal Fernandez y la propia Cristina.
Hay muchas formas de caracterizar a este gobierno. Jorge Vanossi, el constitucionalista que escribió 17 libros sobre Derecho Público dijo que ” nos han impuesto un despotismo no ilustrado”, y muchas veces yo utilicé como metáfora los comportamientos de Reina de Cristina como si su sistema fuera una monarquía absoluta. Es que la presidenta avanzó en muchas medidas antidemocráticas donde se llevó por delante las instituciones republicanas, la división de poderes y desobedeció varias veces las decisiones de la mismísima Corte Suprema de Justicia. Esa actitud cesarista también podría calificarse de “cristinato”, en referencia a lo que sigtnificó ” el unicato” para nuestra historia.
El uso y el abuso del poder es algo que los kirchneristas asocian a la firmeza para conducir los destinos de la Nación, pero que los empujó a calificar de golpistas a cualquier ciudadano que expresara una crítica. Y ser golpista es el peor delito que una persona puede cometer. Porque lo están acusando de producir una dictadura. Y desde el poder se han cansado de decirle golpista a todas las voces disidentes. Grupo de Tareas, llegó a decir Néstor Kirchner para hablar de la protesta del campo.
Hay que tener cuidado porque a las palabras las carga el diablo y la descargan los boludos. No hay que ofender si no quieren ser ofendidos. Semejante nivel de fractura social expuesta se lo debemos al maltrato que está en el ADN de los Kirchner. Su actitud revanchista e intolerante luego encontró la excusa ideológica del neopopulismo de Ernesto Laclau. Eso de constuir poder construyendo enemigos y dividiendo a la sociedad. Ese clima de violencia encubierta lo instalaron en estos doce años. Esa será la herencia maldita que nos dejará el kirchnerismo. Los argentinos no queremos mas dictaduras de ningún tipo. Ya les dijimos Nunca Mas. Hoy deberíamos firmar un nuevo contrato democrático en el que digamos “nunca mas a los ladrones de estado ni a los que envenenan de odio la sociedad con sus ataque despiadados”. Ese Nunca Mas es la segunda etapa de la consolidación de esta democracia imperfecta que tanto nos costó conseguir. La idea esta madurando. Nunca mas a los golpes ni a las dictaduras. Pero también nunca mas a los corruptos y a los autoritarios.