La patria es de todos, no de Cristina

839

Feliz día de la patria y la libertad. Esa libertad, es la que nos obliga a denunciar que hoy, la patria está en peligro. Porque el autoritarismo chavista, avanza todos los días a paso redoblado y tambor batiente, mientras gran parte de los argentinos está ocupado, preocupado y aterrado por la pandemia criminal. Es muy razonable porque además de la hecatombe económica, hay casi 75 mil muertos y aún faltan 8 millones 400 mil vacunas para cubrir con dos dosis a los mayores de 60 años. Es respetable y comprensible que una mayoría de los compatriotas que hoy tienen su escarapela en el pecho, estén tratando de vivir y sobrevivir y no morir en el intento. Pero la sabiduría popular de “El Dipy” definió el dilema con mucha claridad: “Entre la salud y la economía, eligieron salvar a Cristina”.

Hoy Cristina dictó e hizo publicar un documento firmado por los cristinistas más extremos donde anticipan que se viene un default con el Fondo Monetario y el Club de Paris y que semejante infantilismo irresponsable será presentado como un gesto patriótico, humanitario y emancipador. Esta es la principal conclusión que se puede extraer del texto titulado: “Proclama del 25 de mayo”. Allí explican que nuestro país, por su estado de emergencia social y económica, producto de Mauricio Macri y la pandemia, no está en condiciones de afrontar los compromisos con los organismos internacionales. Y propone destinar todos los recursos a preservar la vida y la salud de los argentinos.

Este escrito fue interpretado por el diario Clarin como que “el kichnerismo duro le dice a Alberto Fernández como tiene que negociar”. La Nación tituló “el kirchnerismo reclamó la suspensión del pago de la deuda”.

Infobae dice que “le explican a Alberto Fernández como negociar la deuda”.

Cristina, Axel y Máximo, no firmaron la proclama porque son los autores intelectuales. Ellos la redactaron. Alberto no la firmó porque se enteró por los diarios. Pobre presidente títere, finalmente se dio lo que tanto despreciaba. Quedó más claro que nunca que el poder está en Uruguay y Juncal y no en la Casa Rosada. Es patética la imagen del presidente humillado por su propia vice, dialogando con Angela Merkel para que le dé una mano en la negociación con el Fondo. ¿Para que le hacen perder tiempo a Merkel y a todos nosotros, si Cristina ya decidió que no se le tiene que pagar a nadie?

Esta mojada de oreja para Alberto va en el mismo sentido que el tema del jefe de los fiscales. Alberto dijo varias veces: “mi candidato sigue siendo Daniel Rafecas” y Cristina dice: “Ese es el candidato de Juntos por el Cambio”.

Es impresionante como la reina, el príncipe heredero Máximo y el hijo putativo Axel, han vaciado de poder en tan poco tiempo al presidente electo por las urnas. Un verdadero golpe palaciego. Le han expropiado el sillón de Rivadavia.

Pero este texto, firmado por la crema del cristinismo más irracional, también es un certificado de defunción política para el ministro Martín Guzmán al que todos los días le hacen un agujero más en su barquito. ¿Se quedará Guzmán para ser el ministro del Default? Veremos.

Por ahora, está visto que el verdadero poder en la Argentina lo tiene la jefa del jefe del estado. Cristina es la que pudo nuclear en su apoyo a firmantes como Eugenio Zaffaroni, Pablo Moyano, Luis D’Elía, Amado Boudou, Gildo Insfrán, Víctor Hugo Morales, Roberto Baradel, Rita Cortese, Mario Secco, el intendente que citó a Galtieri, Rafael Bielsa, Milagro Sala, Alicia Castro y Diego Molea, insólitamente el actual presidente del Consejo de la Magistratura.

Esa proclama es casi un programa de gobierno del cristinismo del siglo XXI, o del nacional populismo autoritario y cleptocrático. Allí también se exige que se avance con la querella criminal contra Mauricio Macri y los funcionarios responsables de su gobierno y del FMI por el crédito que el organismo le otorgó al gobierno anterior.

Y digo programa de gobierno porque todo esto fue implementado por la diputada Fernanda Vallejos, quien suele expresar y anticipar las posiciones más radicalizadas de Cristina. Discípula de Kicillof y admiradora de Boudou, la legisladora fue la que propuso expropiar a Vicentín y que fomenta el aumento de las retenciones agropecuarias y la estatización de la Hidrovía y la que calificó de “maldición” que Argentina fuera exportadora de alimentos. Está todo dicho. Estamos en el horno.

Insisto, esta legisladora es la abanderada de lo que se viene. Quien quiera oír que oiga. Quien crea que no está en peligro el sistema republicano y la división de poderes, que se haga cargo cuando ya sea demasiado tarde para lágrimas.

La patria es de todos, no de Cristina.

Por eso le digo que si “el pueblo quiere saber de que se trata”, debe saber que todas y cada una de las medidas que se tomaron y se van a tomar en la justicia son para colonizarla, para ponerle la camiseta de Cristina y para que todos los corruptos de estado queden en libertad lo más rápido posible y para que los jueces, fiscales y periodistas que se animaron a investigarlos la pasen lo peor posible. Ejemplos sobran. Y los venimos marcando desde el principio. Pero en los últimos tiempos, hay una orden de Cristina de pisar el acelerador a fondo.

No hay que permitir que cercenen las libertades que nos supimos conseguir en aquel 25 de mayo de 1810. Ya en aquel momento nuestros patriotas decretaron el otoño de los virreyes. Los indignados de mayo destituyeron al virrey Cisneros y entronizaron al primer gobierno patrio encabezado por Cornelio Saavedra.

La patria está en peligro. Estamos atrapados sin salida. Es un círculo vicioso y confiscatorio entre Santa Cruz y Venezuela pasando por Formosa.

Quieren instaurar un nuevo régimen, contrario a la República. Populismo de cuarta. Autocracia jurásica.

Hoy se cumplen 211 años de aquel 25 de mayo.

No hay futuro sin una democracia moderna, con división de poderes, libertad absoluta, federalismo en serio y con igualdad de oportunidad para todos sin corruptos ni golpistas. Podemos y debemos apoyarnos en las ideas y pasiones de aquel 25 que fue el más glorioso de nuestra historia.

Julia Prilutzky Farny dijo que la patria es el primer misterio inapelable y que se ama una tierra como propia y se quiere volver a sus entrañas…Allí donde partir es imposible/ donde permanecer es necesario/Donde nunca se está del todo solo / donde cualquier umbral es la morada/ Allí donde se quiere arar y dar un hijo/ Allí donde se quiere morir… allí está la patria.

Manuel Belgrano, que fue un gran patriota de verdad, lo definió así: “La patria es el sentimiento de libertad que es capaz de transformar en héroes a los ciudadanos más simples”.

 A esta epopeya estamos convocados todos los días. Ayer, hoy y siempre. Para que el sol del 25 siga asomando para todos. Y esa construcción colectiva llamada patria nos llene de orgullo y bizarría como esa bandera que a San Lorenzo se dirigió inmortal. Después de haber cruzado el continente, exclamando a su paso, libertad.

Editorial de Alfredo Leuco en Radio Mitre