Chemes: “Este Gobierno ha confrontado con el campo desde el primer día”

341

En rechazo al cierre de exportaciones a la carne, el dirigente agrario fustigó al Gobierno por buscar “irritar continuamente al campo” y no descartó faltantes para la semana próxima.


El titular de Confederaciones Rurales Argentina (CRA), Jorge Chemes, volvió a expresar públicamente su rechazo al cierre de las exportaciones de carne durante 30 días -medida anunciada la semana pasada por el presidente Alberto Fernández-, y no descartó que en los próximos días se empiecen a ver faltantes.

“Esta situación de cierre de exportaciones no le hace bien a ningún sector del país. La preocupación es general. A pesar de que pusimos en marcha esta protesta, a nadie le gusta estar en esta situación porque genera un clima muy complicado para el sector. No sabemos si se va a sumar el cese de la venta de granos, depende de las entidades y lo veremos de aquí al viernes”, analizó el dirigente ruralista en El diario de Leuco.

Al ser consultado por un posible desabastecimiento, precisó que “por el momento no existirían causas para que eso ocurra”, aunque aclaró que “si esto continúa, a mediados de la semana que viene se puede empezar a ver algún faltante y que eso depende también de las reservas de cada frigorífico”.

Y siguió: “Creo que no solo esta medida ha llevado al animo del productor a llegar a esta situación. Desde el comienzo de esta gestión, el Gobierno puso sistemáticamente sobre la mesa temas que generaban rispideces y un clima conflictivo con el campo. Mostraban una aprehensión al campo y una necesidad de confrontación. Y esto se fue acumulando y se est´´a juntando con esta medida que definitivamente es incomprensible. Que un país que tiene las posibilidad de exportar, las cierre. Es inadmisible.

Al argumentar lo absurdo de la decisión del Gobierno, Chemes dejó en claro que “los cortes que se venden afuera no son los mismos que los que se consumen internamente. “Realmente hay errores por el lado donde se mire a esta medida”, cuestionó.

“Está demostrado que el hecho era generar daño y ese ambiente de conflicto con el campo. Incluso muchas medidas que se intentaron durante el año hacen notar una intención política de irritar continuamente al sector agropecuario.