El Gobierno vuelve a importar billetes para no emitir de mayor denominación

839

La máquina no da abasto. El BCRA le comprará a Brasil y ya inició conversaciones con la Casa de Moneda y Timbre de España.


Aunque parecía que el billete de $ 5.000 ya estaba casi listo para comenzar a ser emitido en medio de la crisis económica y la abrupta emisión monetaria, la novela no tuvo final feliz y cuando el Gobierno le bajó el pulgar, el Banco Central debió cambiar rápidamente de idea y buscar dónde imprimir más billetes​ ante la falta de uno de mayor denominación.

De esta manera y ante la imposibilidad de la Casa de la Moneda local, la Argentina volverá a importar billetes realizados íntegramente en el exterior como ocurrió durante las primeras etapas del kirchnerismo vía convenios con Brasil y Chile.

A contrarreloj, ya está en marcha una licitación pública internacional que se abrió a inicios de este mes y convoca a proveedores nacionales e internacionales que puedan venderle a Casa de Moneda 250 millones de papeles impresos y terminados con la imagen del yaguareté, esto es, billetes de $ 500.

Además, ya estaría casi decidida la importación de una tanda de billetes de $1000 desde Brasil. También hubo conversaciones con la Casa de Moneda y Timbre de España, que se hizo conocida por la serie La Casa de Papel.

Por el momento, la Casa de Moneda argentina se concentrará en la producción de billetes de $1000 -el circulante de mayor denominación, para el cual ya compró papel y tinta-, pero complementará la producción con lo que obtenga de la última licitación.

La cuarentena fue el principal problema según los banqueros, ya que se duplicó la cantidad de efectivo que se demanda por la cantidad de subsidios entregados. Esto a su vez dispara los costos de traslado de los billetes.