Con uniforme de fajina y desarmados, 250 militares patrullarán Rosario

470

Las fuerzas que desplegará el Gobierno nacional en la ciudad santafesina para detener el avance narco. Sin embargo, ya surgieron algunos datos que sembraron polémica sobre el operativo.


Los efectivos militares que enviará Nación a la ciudad de Rosario estarán desarmados. Sí, desarmados, en un territorio donde ya se contabilizó un crimen por día en lo que va del año a causa del narcotráfico.

Así lo confirmaron desde el Ministerio de Defensa reveló Infobae. Las fuerzas que enviará el Gobierno van a realizar tareas como las que hacen en la localidad de Los Hornos, apertura de calles, cunetas y mejoramiento de barrios. Son tareas de urbanización y las fuerzas policiales les brindarán seguridad. “Los miembros del Ejército no tendrán armas. Todo se está articulando con la municipalidad de Rosario”, precisaron.

El imprevisto anuncio presidencial tomó por sorpresa a propios y extraños a tal punto que las propias autoridades del Ejército Argentino (EA) y del Estado Mayor Conjunto se enteraron de la nueva misión militar que les encomendaba el Presidente de la Nación en su carácter de Comandante en Jefe de las FFAA en el mismo momento que el resto de la ciudadanía.

Pocas horas antes, sutiles sondeos encargados por el mandatario a efectos de “tomarle el pulso” a la predisposición castrense para involucrarse de alguna forma en la lucha contra el narcotráfico había arrojado un resultado absolutamente negativo.

“La ley no nos autoriza, aún con un decreto de necesidad y urgencia quedaríamos expuestos a la posterior intervención de la Justicia Federal de producirse alguna situación que se cobre la vida de civiles o de la propia tropa y no queremos volver a estar en el banquillo de los acusados”, resumió un mando militar intermedio el sentimiento castrense.

Para zanjar toda discusión hace apenas un par de días atrás el máximo jefe militar del país, Teniente General Juan Martín Paleo plasmó en una columna de opinión publicada en Infobae una contundente postura: “Nadie puede discutir la gravedad del problema del narcotráfico, pero el objetivo de atender una demanda legítima de la sociedad no puede conducir a pedir a las FFAA que hagan algo para lo cual no están preparadas”.

Es importante destacar que desde hace unos años merced a los cambios doctrinarios en el empleo del instrumento militar, todas las operaciones militares están a cargo del Estado Mayor Conjunto. Las fuerzas en forma individual adiestran y alistan pero no operan. Aún en este caso en que todo el personal es del Ejército, la operación está a cargo del organismo militar conjunto.

Generales con más años a cuestas de los que hoy cuenta Paleo recuerdan que también en los 70′ buena parte de la sociedad reclamaba por el fin de la violencia política con los resultados por todos conocidos.