López Murphy: “Alberto es el vocero de las tiranías sangrientas de América Latina”

159

Para el diputado, hay una estrategia del Gobierno para aliarse con países anticapitalistas gobernados por dictadores.


Ricardo López Murphy, diputado de Juntos por el Cambio, aseguró este lunes que el avión con tripulantes iraníes y venezolanos retenido en Ezeiza tiene la historia de ser proveedor de armas para los grupos terroristas. Al mismo tiempo afirmó que Alberto Fernández desde su discurso en Los Ángeles no para de defender y ser vocero de las tiranías (Cuba, Venezuela y Nicaragua) sangrientas de América Latina.

«La denuncia que le hice al Gobierno fue por las excusas. Primero dijeron que estaban aprendiendo a volar, luego dijeron que el piloto era un homónimo… Acá ha habido un manejo por parte del Gobierno totalmente improvisado, sin conexión y coordinación. Esto viene del viaje a Los Ángeles, donde el presidente argentino hizo de vocero de las tiranías más sangrientas de América Latina», sentenció el economista en El diario de Leuco por LN+.

«En ese rol es comprensible que cuando viene un avión vinculado a Irán con maquillaje venezolano no sepan qué decir, porque ellos (los dirigentes del Gobierno nacional) están aliados a los personajes que actúan de esta manera», arremetió el exministro de Economía de Fernando de la Rúa mientras analizaba el escándalo que ha provocado la intervención del FBI en la causa judicial.

«Cómo puede ser que las empresas de combustibles sabían que no le podían cargar combustible al avión y el Gobierno no sabía qué hacer con el avión. Esto había que resolverlo antes, porque los avisos llegaron inmediatamente. Este avión tiene la historia de ser proveedor de armas para los grupos terroristas», disparó López Murphy.

«Hay incompetencia en el Gobierno nacional para enfrentar los problemas y por supuesto una incertidumbre abrumadora en todas las cuestiones económicas, entonces es imposible hacer funcionar una economía capitalista con gente que maneja las cosas de esta manera. Tampoco es razonable establecer nuestras relaciones exteriores, nuestras políticas de inteligencia, seguridad y defensa bajo el supuesto de convivir con gente que deberíamos tenerla lejos», concluyó.