Liberaron al “Pata” Medina, líder de la UOCRA acusado de lavado y extorsión

339

La Justicia levantó el arresto domiciliario y así el sindicalista permanecerá en libertad en lo que dure el juicio. No podrá dejar el país ni acercarse al gremio que conducía.


Juan Manuel “Pata” Medina se encontraba detenido por “lavado de activos y asociación ilícita” por disposición de la justicia de Quilmes, pero en las últimas horas se dio lugar a un pedido de la defensa para que no se considere más la prisión domiciliaria que pesaba sobre él.

El planteo fue llevado adelante por César Albarracín, abogado del sindicalista y ante el aval del Tribunal Oral Federal N°2 de La Plata se resolvieron ciertas medidas específicas para el último gremialista peronista detenido por causas vinculadas a la corrupción.

La Justicia le mantuvo la prohibición de salir del país y la obligación de presentarse una vez al mes a la Comisaría con jurisdicción en su domicilio, mientras dure la emergencia sanitaria, debiendo, luego, comparecer en la sede del tribunal.

Además, el “Pata” Medina continúa con la prohibición de tomar contacto, por cualquier medio, con las víctimas y/o acercarse a sus domicilios laborales o particulares y mantener la prohibición de desplegar cualquier actividad gremial en la Uocra. Junto con David Emiliano García (su cuñado), estaban detenidos desde el 26 de septiembre de 2017 por orden del juez federal de Quilmes Luis Armella, que lo procesó por los delitos de “asociación ilícita”, “lavado de dinero” y “extorsión” y además le trabó un embargo por 200 millones de pesos.

Desde el 18 de febrero de 2020 se encontraba con el beneficio de la prisión domiciliaria, y ya había denunciado en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a Macri y Vidal como responsables de una presunta “persecución política en su contra”.

Para su libertad, el fallo del juez Alejandro Esmoris informa que Medina “carece de antecedentes penales y en caso de haber estado condenado al mínimo legal de la pena establecida para los delitos que se le imputan, por el lapso que lleva detenido, permitiría la aplicación del instituto de la libertad condicional”. “No se observan motivos fundados que justifiquen la presencia de peligro de entorpecimiento, dado que en el tiempo que ha llevado cumpliendo la medida cautelar en su domicilio ha observado una conducta adecuada”, cierra el mismo.