Kambourian: “El Gobierno sigue defecando sobre los cadáveres”

1192

El médico repudió la última declaración de Carlos Zannini, uno de los vacunados VIP. “Están orgullosos de cometer delitos”


El procurador del Tesoro de la Nación, Carlos Zannini, no tuvo vergüenza en salir a afirmar que “no se arrepiente de haberse vacunado contra el coronavirus a pesar de que lo inocularon como “personal de salud”, en el marco del escándalo del llamado “vacunatorio VIP” que se destapó en medio de la campaña de inmunización contra el coronavirus en Argentina. “Me arrepiento de no haberme sacado la foto. Ni yo ni mi mujer hemos cometido ninguna violación de normas”, se defendió.

El repudio fue masivo y en las redes sociales se pudo observar. Indignado por lo que dijo Zannini, el Dr. Carlos Kambourian, médico pediatra y expresidente del Hospital Garrahan’, lanzó un fuerte descargo en El diario de Leuco. “Siguen defecando sobre los cadáveres, regocijándose en el delito que cometen. Diciendo “yo me vacuné porque la sociedad me tiene que cuidar”, o “me tendría que haber sacado una foto”. Están orgullosos de cometer delitos“, opinó.

Y continuó: “La ministra Vizzotti tiene problemas auditivos porque no escucha. Entonces le pediría al presidente que traiga más vacunas, que no se las roben sus funcionarios, por lo menos esta vez. Y le pediría también que esas tres millones de vacunas que aún están en heladeras, que las apliquen a las personas que la necesiten. Y aquellos funcionarios que se vacunaron de forma ilegal que sean apartados“.

Respecto a la intención del Gobierno en prolongar el intervalo de tres meses entre la primera y la segunda dosis de las vacunas, Kambourian explicó: “Sí pasa, la inmunidad se va perdiendo a medida que pasa el intervalo entre las dosis. Definitivamente, yo personalmente voy a ser el primero en repudiar y manifestar que lo que van a hacer es prolongar las segundas dosis porque no las tienen. Porque se las aplicaron a otros”.

“Cada uno de los vacunados VIP recibieron ambas dosis en tiempos suizos, en 21 días. Esas dos dosis mataron a dos personas que merecerían las vacunas, así los militantes también tienen ambas. Hoy son parte de las 68 mil personas muertes. Cada muerte a partir del primer vacunado ilegal tiene un responsable, que son aquellas personas que dejaron inocular a estas personas que no debían vacunarse“, sentenció.