Israel pide explicaciones a la Argentina por su polémico voto en la ONU

593

Citaron al embajador argentino en Israel en rechazo a la decisión de acompañar el pedido de investigación de posibles abusos de los derechos humanos en territorios palestinos y la “no condena” al grupo terrorista Hamas.


El apoyo de la Argentina al pedido de investigación contra Israel, presentado la semana pasada por distintos países árabes en la ONU, sigue trayendo consecuencias diplomáticas y una escalada de tensión en la relación bilateral. El embajador argentino en Israel, Sergio Urribarri, fue citado por la Cancillería de ese país para intercambiar opiniones sobre el voto de la Argentina en Consejo de Derechos Humanos de la ONU de la semana pasada.

Junto con Urribarri, y en un lapso de pocos días, serán convocados los representantes de los otros 23 países que, como la Argentina, votaron por la apertura de una investigación sobre posibles abusos de los derechos humanos en Israel y territorios palestinos. El responsable de recibirlos será Modi Ephraim, el encargado para América latina de la cancillería israelí.

INTERNAS Y NÚMEROS: EL “RECHAZO SOCIAL” DECIDIÓ AL GOBIERNO A SUSPENDER LA COPA AMÉRICA EN LA ARGENTINA
“Suele pasar. Es una muestra de disconformidad”, dijo a LA NACION una fuente del Gobierno, que buscó bajarle el tono al conflicto: “En la escala diplomática es una expresión de disconformidad, pero baja”, explicaron desde la cancillería argentina.

Desde la cancillería del Estado hebreo evitaron hacer comentarios a LA NACION sobre el llamado a los embajadores. Se remitieron, eso sí, a la respuesta oficial de Israel a la resolución de Naciones Unidas, respuesta en la que calificó de “hipócrita y absurda” la decisión de investigar presuntas violaciones a los derechos humanos en su intercambio de misiles con la organización terrorista Hamas, a la que esa misma resolución ni siquiera menciona.

Para tomar en cuenta el tono con el que Israel tomará este episodio, vale recordar las palabras del mismo Modi Ephraim hoy en relación al voto de México, que tomó una postura idéntica a la de nuestro país. “Es inconcebible que México se ponga del lado de países hostiles a Israel en una decisión que no contribuye a la paz y que premia al terrorismo”, dijo Ephraim al embajador mexicano en Israel, Pablo Macedo.

La relación entre la Argentina e Israel atraviesa un momento de tensión. No solo por el voto de la semana pasada en la ONU, también porque el gobierno del presidente Alberto Fernández había calificado de “desproporcionada” la respuesta de Israel a los ataques del grupo terrorista Hamas contra su población civil desde la Franja de Gaza.

En 11 de mayo pasado, la Cancillería emitió un comunicado en el que expresó su preocupación e hizo hincapié en el “uso desproporcionado de la fuerza” por parte de Israel. La embajadora de ese país en la Argentina, Galit Ronen, sostuvo entonces que el mensaje no expresaba “las buenas relaciones que existen” entre los dos países. Israel había sido el primer destino internacional de Fernández como presidente, y el mismo 21 de enero de 2020, se reunió en Jerusalén con el primer ministro Benjamín Netanyahu.

La escalada motivó la rápida convocatoria del Presidente a la cúpula de la DAIA, que a partir de las 17 estará en la Casa Rosada. “Alberto los va a escuchar y será una charla franca”, confirmaron cerca de Fernández. El presidente de la DAIA, Jorge Knoblovits, encabezará la delegación, que también integrarán Marcos Cohen (Tesorero), Alejandro Zuchowicki (secretario general) y Fabián Neiman, presidente del Consejo Federal y protagonista de duros tuits contra el Presidente.

Fuentes de la entidad judía no ocultan su incomodidad por lo que consideran un “ataque” contra Israel al enfatizar sobre su rol en los intercambios violentos con Hamas durante más de una semana. Lamentan, en diálogo con LA NACION, que se haya puesto “en pie de igualdad” a Israel con Hamas, que “es una organización terrorista prima de Hezbollah, que hizo dos atentados en la Argentina”, y que “quiere la destrucción de Israel y la eliminación física de los judíos del mundo”.

Desde la Cancillería, en tanto, defendieron el voto en favor de una investigación de posibles crímenes de guerra durante los días en los que Hamas y el Estado de Israel intercambiaron misiles, con víctimas fatales a uno y otro lado de la frontera común. “Nosotros estamos con lo que diga [Michelle] Bachelet”, se defendieron cerca del canciller Felipe Solá, hoy en la mira de los dirigentes comunitarios.

Información de Jaime Rosemberg en La Nación