Crece el malestar K con Alberto: ahora De Vido tildó al gobierno de “pobrista”

367

Fuerte acusación del ex ministro de Planificación, que reapareció y apuntó contra el Presidente. Dijo que se siente “perseguido” y advirtió que “no va a dejar la política”.


Julio De Vido, ex ministro de Planificación de Cristina Kirchner y condenado a prisión por administración fraudulenta, rompió el silencio tras un largo tiempo y prendió el ventilador como pocas veces antes. Su munición apuntó principalmente al gobierno de Alberto Fernández, al que acusó de estar “alineado” con Estados Unidos y de “pobrista” entre otras cosas.

No es progresista“, insistió el excompañero de gabinete del actual presidente y apuntó contra uno de sus alfiles: Gustavo Beliz. Así fue durante una nota radial, en la que se despachó respecto a varios temas. Afirmó que la gestión del Frente de Todos “puede tener una gestión disoluta, poco efectiva y algunos ministros pueden no ser hábiles”, pero que sí tiene un plan definido, aunque criticó que esté alineado con el de Estados Unidos.

Ese rol se lo adjudicó al secretario de Asuntos Estratégicos y uno de los alfiles más cercanos del presidente. Para De Vido, hay en marcha un programa “de alineamiento” con la gestión de Joe Biden que “trata de conducir Gustavo Beliz“, azuzó.

Planteó que el Gobierno “trata de mantener un cierto sesgo progresista pero no lo tiene”. Para él, esta situación genera que las ideas nacionales y populares “queden hibernando” y que esto produce “un sueño mucho más profundo” que dormir.

Voy a hacer política, nunca dejé de hacerlo, lo que sé es que no estoy en un cargo de relevancia y la persecución también me limita“, agregó, a la par que reconoció que en el último tiempo ha hablado con Máximo Kirchner, jefe del bloque del Frente de Todos en Diputados, pero por ser “el hijo de un amigo” y no por su opinión en algún tema. Incluso lamentó que desde Casa Rosada no hayan vuelto a llamarlo para preguntarle su opinión sobre ciertos temas, aunque cree que es porque tienen su mirada en objetivos a “180 grados” de los que tenían durante el gobierno de Néstor Kirchner.

“Persecución judicial”

De Vido, condenado a 5 años y 8 meses de prisión por administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública en la causa por la tragedia de Once, se encuentra excarcelado desde marzo de 2020.

Por su situación judicial, De Vido dijo que se siente “perseguido” pero descartó sentir “rencor” con el kirchnerismo que no lo acompañó en su derrotero. “A los que me dejaron les debe pesar más la conciencia que a mí los dos años y medio en cana, no tengo dudas”, lanzó.

Es que para el ex ministro, “el servicio de la Justicia está en una situación crítica y pésima” y los jueces juzgan con “doble vara”. “El tema del Consejo de la Magistratura fue el detonante de toda esta situación pero hay un gran déficit en la estructura institucional de la Corte Suprema de Justicia“, sostuvo.

Para él, el Congreso “entró en un tobogán de decadencia” por haber permitido que vaya preso sin siquiera defenderse. En esa misma línea, apoyó la marcha que organiza el kirchnerismo duro contra la Corte para febrero, al sostener que “la movilización popular ante situaciones límites vale la pena“.