La Coalición Cívica propuso que el Gobierno cierre el acuerdo con el FMI sin pasar por el Congreso

440

El espacio liderado por Elisa Carrió envió un proyecto para que el Ejecutivo esté habilitado a firmar la reestructuración de la deuda sin los votos del Legislativo y así evitar caer en default.


Diputados de la Coalición Cívica, partido de Juntos por el Cambio liderado por Elisa Carrió, elaboraron un proyecto para facultar al Poder Ejecutivo a cerrar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional sin la aprobación del Congreso de la Nación.

“El razonamiento de algunos en Juntos por el Cambio no lo compartimos. Frente a posible abstención hay que tomar una posición. Preferimos la historia al corto plazo”, argumentaron desde la CC-ARI. La razón principal es que, ante las internas del Frente de Todos y algunas posturas adversas de la oposición, el acuerdo pueda ser rechazado y, por ende, el país entraría en default.

“Es una decisión moral e irrevocable. No vamos a especular, la Argentina no está para eso”, insistieron.

Ante la fragilidad actual del país y la incertidumbre que se vive dentro del Parlamento, aportamos este proyecto como una herramienta de ultima instancia para prevenir un daño mayor y definitivo a la economía: la entrada en default y ser un país inviable”, plasmaron desde el espacio en un comunicado.

Y continuaron: “La autorización al Poder Ejecutivo para establecer un nuevo plan de cumplimiento de las obligaciones establecidas con el FMI en 2018 se basa en los principios que venimos sosteniendo como Coalición Cívica y Juntos por el Cambio: evitarle a la sociedad el trauma que provocaría en la economía un default con el Fondo, estar a la altura de la responsabilidad histórica y honrar las deudas para no hacernos más daño frente al mundo”.

“Desde el Congreso no se gobierna, allí estaremos para evitar subas de impuestos, para cuidar a los jubilados y para no dejar al país sin la herramienta que necesite para refinanciar sus deudas”, sostuvieron desde la Coalición Cívica, en sentido a la responsabilidad política que tendrá cada estrato sobre la reestructuración.

Las crisis las pagan principalmente las clases medias. Además, en un territorio desconocido como el default con este organismo multilateral de crédito, los pocos que producen: el campo, la débil industria, en definitiva, el escaso trabajo de los argentinos está en riesgo”, agregaron.

Y, a modo de conclusión, expresaron: “El Gobierno tiene el deber de llegar al acuerdo, de tener una hoja de ruta seria para cumplirlo, de dejar atrás las erráticas políticas económicas y hacerse responsables de gobernar hasta el 9 de diciembre de 2023. Desde el Congreso también debemos asumir sin ambigüedades las responsabilidades que nos tocan”.