La austeridad de la política uruguaya y una medida ejemplar en tiempos de pandemia

2988

Por lo recortes en la Cámara de Diputados, el país vecino tendrá un ahorro anual de 3,4 millones de dólares para combatir la crisis del coronavirus.


No se podía esperar algo diferente viniendo de una política austera y coherente como la que plantea Luis Lacalle Pou en Uruguay. En los últimos días se conoció que la Cámara de Representantes del país vecino tendrá un ahorro anual de 3,4 millones de dólares (143.000.000 pesos uruguayos) gracias a la eliminación de las partidas de prensa y fotocopias para los legisladores, como la reducción del 51% de las vacantes que se generen y la decisión de que no se financien más las botellas de agua mineral para los gobernantes.

A esta impactante cifra hay que sumarle más de un millón de dólares del rubro inversiones que la Diputados decidió dejar en manos de Rentas Generales, aclarándose que es una contribución única y no anual como las otras. Tampoco está sumado a todo esto el dinero que se genere por la limitación del pago de jornales por licencia a los legisladores. Cuando uno pedía licencia durante una sesión se pagaba un jornal a cada suplente que participaba. Si eran tres lo que lo hacían se abonaban tres. Este cambio implica que tan solo se paga un jornal. Solo el tiempo dirá cuánto se logrará ahorrar.

Esta batería de medidas fue impulsada por el presidente del cuerpo, Martín Lema, en el marco de la crisis económica que se generó a raíz de la pandemia del Covid.

Escuchá a Martín Lema en Le doy mi Palabra

“Nosotros tenemos el ejemplo del presidente de la república, que trasmite una serie de conductas y valores, y quienes seguimos su figura, no podemos apartarnos de lo que él representa como referente político y en su carácter de máximo administrador y el uruguayo con mayor cantidad de responsabilidades“, aseguró el legislador Lema en Le doy mi Palabra, por Radio Mitre.

Y continuó con más halagos para su jefe político: “El propio Luis Lacalle Pou fue presidente de la Cámara de Diputados en 2011, y ya empezaba el camino de la austeridad y la eficiencia. Cuando nos toca asumir, los uruguayos no pueden seguir ajustándose el cinturón, y así lo expresó el presidente. Incluso antes de la pandemia. Si antes de a pandemia, ya decíamos que los uruguayos no podían seguir abrochándose el cinturón, más todavía había que predicar con el ejemplo conocida la situación sanitaria”.

En ese sentido consideró que “tenemos que dar las primeras señales, y hacer los primeros sacrificios; comenzamos un análisis integral de los rubros en todo el estado. Yo en la Cámara de Diputados, el presupuesto es de 42 millones de dólares al año y esos 3 millones de dólares son ahorros estructurales, porque quitamos beneficios, que en la proyección de futuros presupuestos, no van a estar; hablamos de un 8% del presupuesto de la Cámara de Diputados. Pero a su vez, este año ya dimos mayores señales; vamos a generar un ahorro en torno a los 4 millones y medio de dólares, porque hicimos devolución de dinero a las arcas públicas. Muchas de las medidas fueron apoyadas por todos los partidos políticos, y eso habla de un sentir republicano que excede a quién le toca estar en la administración en cuanto a las mayorías”.