La advertencia de Alberto: “A mí, la rebelión no”

708

“En el estado de derecho las leyes se cumplen, ¿de acuerdo?”, sentenció el presidente sobre la decisión del sector gastronómico en no acatar las nuevas restricciones. Dijo que Larreta se equivocó al ir a la Justicia y no aseguró que las clases presenciales regresen en 15 días.


En un tono combativo y sin dar el brazo torcer pese al gran repudio que provocó en la sociedad su nuevo DNU, el presidente Alberto Fernández ratificó las nuevas restricciones por el coronavirus y advirtió a los sectores que amenazan con no cumplir con las medidas, como los empresarios gastronómicos.

Fue durante una conferencia de prensa brindada en Olivos tras su reunión con Horacio Rodríguez Larreta. Allí advirtió que “la prepotencia no tiene que ver con el Estado de derecho”. “Quiero contarle a los argentinos que las leyes se hacen para ser cumplidas. Todos esos bares y restaurantes que hoy siguen vivos, el año pasado recibieron la asistencia del Estado a través del ATP y ahora del REPRO. Vamos a seguir asistiéndolos, pero a mí, la rebelión no. En el estado de derecho las leyes se cumplen, ¿de acuerdo?“, apuntó.

El sector gastronómico se vio sorprendido este viernes con la publicación del decreto de necesidad de urgencia con las nuevas medidas ya que los obliga, en el horario habilitado, a atender a sus clientes al aire libre, algo que muchos locales no pueden hacer porque no tienen ese espacio. Por eso, empresarios del rubro anunciaron que no acatarán esa medida y consideraron que se trata de “un nuevo atropello contra el sector”.

Desde el movimiento “Sillas al Revés” y las cámaras empresariales del sector apuntaron: “El sector gastronómico no va a acatar el decreto publicado por el Gobierno Nacional”.

Y Fernández volvió a cuestionar esa actitud: “A los que no les gusta, que recurran a la Justicia y que consigan que un juez les diga que yo estoy equivocado. Que hagan solicitadas. Yo estoy para ayudarlos en la emergencia que estamos viviendo, no estoy para tolerarles que hagan lo que quieran ni la indisciplina”.

Rechazo de gastronómicos

Los empresarios alertaron que “las pérdidas para los trabajadores del sector serán irrecuperables” y afirmaron: “Imposibilitarnos trabajar en el interior de nuestros locales no cambia el curso de la pandemia, pero sí decide el futuro de pobreza en Argentina”.

“Llamamos a la cordura al Jefe de Gobierno (porteño), Horacio Rodríguez Larreta, y a cada uno de los gobernadores para que no adhieran a esta medida y nos permitan seguir trabajando con el aforo y los protocolos aprobados”. “Este golpe hará que otros 15.000 locales deban cerrar y se pierdan cerca de 200.000 puestos de trabajo. A la fecha ya cerraron más de 10.000 locales y se perdieron 150.000 puestos de trabajo”.