De Marchi: “Quizás sea momento de cerrar el Ministerio de Justicia”

1045

En medio de la polémica salida de Marcela Losardo, el diputado cuestionó la funcionalidad del ministerio al asegurar que “implica una intromisión sobre el Poder Judicial”. “No tiene sentido que exista”


Mientras Alberto Fernández y Cristina Kirchner debaten sobre los posibles sucesores de Marcela Losardo, el diputado nacional Omar De Marchi (PRO) planteó la necesidad de “cerrar el Ministerio de Justicia” de la Nación y cuestionó su funcionalidad al asegurar que “implica una intromisión sobre el Poder Judicial”.

“Sería un buen momento para preguntarnos para qué sirve. Quizás sea el momento de cerrarlo y no pensar en el sucesor”, indicó el legislador mendocino en El Diario de Leuco por LN+. Para justificar su inesperado pedido, dejó en claro que “el Ministerio de Justicia en sí mismo implica una intromisión sobre el Poder Judicial, por lo que no tiene ningún sentido su funcionamiento”. “Bastaría con que haya una secretaría a los efectos del relacionamiento del Ejecutivo con el Poder Judicial, pero un ministerio no tiene nada que hacer ahí. La Justicia la imparte el Poder Judicial y allí es donde debe concentrarse”, insistió.

Por otro lado, De Marchi hizo una profunda reflexión sobre la crisis política y social que atraviesa Formosa y el levantamiento del pueblo sometido a la dictadura de Gildo Insfrán.

Es muy grave lo que sucede, y gracias a la tarea de muchos dirigentes de la oposición se ha logrado visibilizar y nacionalizar lo que puertas adentro viene ocurriendo hace muchos años. Lo preocupante es lo que dijo el Presidente (Alberto Fernández) cuando puso a Gildo Insfrán como ejemplo de gobernador de provincia, lo que evidencia una situación de complicidad intolerable”, cuestionó.

En esa misma línea, el dirigente macrista indicó que “el kirchnerismo es una contradicción en sí mismo en prácticamente todos los temas”, y puso como ejemplo el escándalo por el Vacunatorio VIP en el Ministerio de Salud: “Lo más grave de todo es que no nos sorprende, porque el kirchnerismo hace del privilegio una política de Estado”.