Macri mostró su enojo en la mesa del PRO y exigió no abusar con el uso de la lapicera

807

Visiblemente molesto con la actitud de Rodríguez Larreta tras el cambio electoral en CABA, el ex presidente insistió en que no fue consultado. Este miércoles estarán en La Rural pero en diferentes escenarios.


El ex presidente Mauricio Macri golpeó la mesa en el último encuentro con dirigentes cercanos en el que no ahorró reproches contra el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, por haber dispuesto la votación en la Ciudad el mismo día que la nacional pero de forma separada, con boletas diferentes.

“Tiene la lapicera, pero las decisiones se toman en conjunto“, fue una de las frases más fuertes contra Rodríguez Larreta de parte del ex presidente y fundador del PRO durante la reunión.

Al día siguiente de que se conociera la resonante decisión del precandidato presidencial, continuaron los cuestionamientos de sectores del PRO que querían que se votara en Ciudad y Nación el mismo día, pero todo junto, es decir con lista sábana.

La tensión en la interna del partido quedó de manifiesto en la reunión que encabezó Macri por Zoom, luego de que el propio ex presidente dijera sentirse “desilusionado” con la medida de quien fuera su jefe de gabinete durante los ocho años que gobernó la Ciudad (2007-2015).

En la reunión privada, Macri insistió en que no fue consultado sobre la decisión de Larreta, algo que considera que debió hacer ya que afecta los intereses del espacio en su conjunto.

Según informa Noticias Argentinas, del encuentro participaron, además de Macri, María Eugenia Vidal, Patricia Bullrich, Cristian Ritondo, Federico Angelini, Humberto Schiavoni, Laura Rodríguez Machado y Federico Pinedo, entre otros. También hubo emisarios de Rodríguez Larreta, como Diego Santilli y Eduardo Macchiavelli.

Estos últimos intentaron contener el enojo del resto de los participantes con explicaciones técnicas acerca de que el jefe de gobierno es quien tiene la potestad de convocar a elecciones unificadas o desdobladas de las elecciones nacionales y si se emplea o no la boleta única, según establece el Código Electoral porteño.

Como era de esperar, esas argumentaciones no lograron mesurar los cuestionamientos internos (Macri, Vidal y Bullrich fueron los más críticos), ya que se le atribuye una motivación política y no técnica a la medida en cuestión.

Ocurre que Macri y sus aliados consideran que Rodríguez Larreta privilegió su alianza con el radicalismo, en especial con el aspirtante a la Ciudad por el centenario partido, el actual senador Martín Lousteau, en desmedro de los intereses del propio PRO de continuar manejando el territorio porteño como viene sucediendo de forma ininterrumpida desde hace 16 años.

Lousteau quería que se votara separado de la nacional, sin lista sábana, ya que ese mecanismo hubiera disminuido sus chances de ganar la Ciudad porque iba a quedar algo lastrado por el menor empuje que le darían los posibles candidatos presidenciales de la UCR, Gerardo Morales o Facundo Manes.

“Hay que hablar con la verdad. Esto atenta contra la calidad institucional de Pro y Juntos por el Cambio”, sostuvo Bullrich en la reunión, según trascendió. Este sector además alega que el jefe de gobierno porteño ya había tomado la decisión hace una semana y que la ocultó hasta este lunes cuando difundió el video con la novedad, que cayó como un baldazo de agua fría para el sector del PRO más alineado con Macri.