La OEA suspendió a Rusia y la Argentina se abstuvo en la votación

270

A casi dos meses de la invasión de Rusia en Ucrania, el gobierno de Alberto Fernández volvió a enviarle un guiño a Vladimir Putin.


En otro polémico respaldo del kirchnerismo a Vladimir Putin, el Gobierno argentino se abstuvo de votar la suspensión de Rusia en la Organización de Estados Americanos (OEA). De todas formas, la Organización interrumpió el rol del Kremlin como observador permanente, como consecuencia de los ataques en territorio ucraniano

La resolución se aprobó con 25 votos favorables de los 34 miembros de la OEA. Argentina fue uno de los ocho países que se abstuvieron, al igual que Brasil y México, según NA. Desde la diplomacia nacional afirmaron que la decisión está fundada en que “el país ya tomó posición en temas de paz y seguridad, y Derechos Humanos, en condena de la invasión y reiterando el fin del conflicto”.

Asimismo, consideraron que en foros “no se advierte un objetivo de aportar a la solución del conflicto ni resolver la situación humanitaria con expulsiones”. Por otra parte, objetaron: “El Reino Unido también es observador en OEA, ocupa territorio argentino (las Islas Malvinas) y es una potencia militar de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) que despliega su poderío, pero nadie lo sanciona por ello”.

La resolución de la OEA

En una sesión especial del Consejo Permanente en Washington, Estados Unidos, la OEA aprobó una resolución para “suspender inmediatamente el estatus de la Federación de Rusia como Observador Permanente ante la OEA”. La vigencia de la medida será “hasta que el Gobierno ruso cese sus hostilidades, retire todas sus fuerzas y equipos militares de Ucrania dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas y regrese a un camino de diálogo y diplomacia”.

En el texto oficial, el Consejo de la OEA admitió estar “conmocionado por los informes de las terribles atrocidades” cometidas por Rusia. En sus consideraciones, el mismo Consejo reconoció estar “alarmado por el creciente número de muertes y el creciente desplazamiento de personas y, también, por la destrucción de la infraestructura civil” en tierras ucranianas.