Carrió disparó contra CFK: “Su capricho nos llevó a miles de muertos”

437

La líder de la Coalición Cívica habló de la importancia que tendrán las próximas elecciones y por eso dejó un mensaje de advertencia a los líderes del PRO: “Tengan cuidado, está en juego la unidad de la Argentina


Con la lengua filosa como de costumbre y sin guardarse nada, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, lanzó duras advertencias hacia la cúpula de Juntos por el Cambio por lo que se está por jugar en las próximas elecciones legislativas. “Tengan cuidado, está en juego la unidad de la Argentina, sean adultos; el capricho de una persona nos llevó a miles de muertos, que el capricho de otra no nos lleven a la partición de la Argentina”, expresó esta mañana en Twitter.

Desde su entorno indicaron que la última parte del mensaje está dirigida a los líderes de Pro, en donde están incluidos Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta. Después, en declaraciones radiales a CNN continuó en esa línea: “Mi partido está en una situación límite, yo tratando de mediar, pero mi partido también está cansado del destrato. Yo ya he hablado con todos, con Horacio Rodríguez Larreta, con Facundo Manes, con Maximiliano Abad, yo los quiero mucho a todos, hablo con Mario Negri todos los días”.

Preocupada por la situación general del país, Lilita pidió reflexión a toda la dirigencia. “Quiero hacer un llamado desesperado a toda la dirigencia política de la Nación, Gobierno y oposición: estoy mediando pero no doy abasto, estoy sobre miles de muertes que se hubieran evitado si no fuera por el capricho de la señora Cristina Kirchner; en mi familia ya enterramos al tercer muerto, sin poder verlos, y en esta situación están millones de argentinos, en esta situación de devastación, hambre, falta de trabajo. Si no hay grandeza, acá puede haber una situación demasiado difícil y traumática para todos los argentinos”.

Tal como lo dio a entender, Carrió está disgustada por el nivel de tensión al que escaló la disputa entre Macri y Larreta, y las dificultades para cerrar las listas en la provincia y en la ciudad de Buenos Aires. A eso se suma la distribución interna de lugares, que en la ampliación que busca Rodríguez Larreta hacia candidatos como José Luis Espert y Ricardo López Murphy, podrían menguar la representación de la Coalición Cívica.

La líder de la CC, además, está molesta con el intento de Larreta de impulsar la candidatura de Diego Santilli, su vicejefe de gobierno, como alternativa a la decisión de María Eugenia Vidal de volver a la Capital. El domingo pasado, Lilita bendijo el desembarco de Manes en Juntos por el Cambio, una postulación que complica los planes del larretismo en la provincia. Ese tuit fue un mensaje dirigido a Larreta. “Fue una forma de mostrar su enojo”, interpretaron cerca suyo. Carrió se había ofrecido como prenda de unidad en Buenos Aires para evitar una contienda interna. Ella aboga por una lista de consenso, por eso no entiende que Larreta agite la interna tratando de instalar al “Colo”. Hay quienes sospechan que el alcalde le sugirió que ella encabezaría la lista. “Está furiosa. Le corrieron el banquito”, apunta un dirigente que habló con la exdiputado durante los últimos días. En la Ciudad se sorprendieron cuando Lilita dijo que solo sería candidata si lidera la boleta en el terruño bonaerense.

Quienes la conocen esperaban que saliera a marcarle la cancha al Pro. “Lilita es más peligrosa cuando está en silencio”, bromeaban. En la UCR tampoco comprenden la “falta de reciprocidad” del macrismo. Consideran que en el partido amarillo no quieren ceder la cabeza de lista en la provincia cuando el radicalismo tiene un “buen candidato” como Manes. El médico almorzó ayer con la líder de la CC y Abad en la chacra de la exdiputada en Exaltación de la Cruz. “La conclusión del almuerzo es que hay que trabajar por la unidad”, contó una fuente del espacio. Un mensaje interno para Larreta.

Con ese trasfondo, Carrió decidió hablar para hacer un “último llamado a la unidad”. “No es tiempo de discordia, sino de concordia. Hay que lograr la unidad con los mejores candidatos y hay que tener empatía con una Nación tremendamente herida. Hay mucha política que solo vive de la ambición y con eso no se puede salvar al país”.