Szewach: “El dólar es caro para una Argentina normal pero barato para el país que tenemos”

249

Para el economista, la incesante suba del dólar se debe a la alta emisión de pesos que genera el Estado. Sostiene que “hay que crear un piso para sentar las bases y en dos años comenzar a hacer las reformas que hacen falta”.


A pesar de que durante el año se mantuvo sin mayores sobresaltos, desde fines de junio el dólar blue comenzó a recalentarse y cada día se agiganta más la brecha entre la divisa oficial mayorista y el paralelo, la cual alcanzó este miércoles el 90%, su valor más alto desde aquel 150% récord en octubre de 2020.

Ante los datos alarmantes, el economista Enrique Szewach dialogó con Alfredo Leuco en LN+ para intentar explicar a qué se debe la escalada del tipo de cambio.

“La economía argentina cuando empieza a soltar pesos y empieza a sobrar algún peso en la calle, lo que sobra para ahorrar se usa para comprar dólares. Si a eso le sumás que le agregaron más cepos a los mercados libres, si alguien quiere conservar algo de valor termina comprando dólares”, analizó el especialista en El diario de Leuco.

Con una divisa paralela que cotiza en torno a los 184 pesos, Szewach admitió que “obviamente la brecha con el oficial es un problema porque tarde o temprano pega sobre la importaciones, sobre algunos fumadores de precios y se justifica el enojo”. “La Argentina está en medio de un gran desorden macroeconómico que empezó a partir del mal manejo de la pandemia. El termómetro de esta situación es el dólar. Este dólar si lo miramos en términos relativos, vale lo que valía el dólar en la crisis del 2002. Es realmente caro para una Argentina normal y a los mejor es barato para la Argentina que tenemos“, sentenció.

Llevando la discusión al plano electoral, indicó que “desde el punto de vista ciudadano hay que lograr el equilibrio institucional que nos permita ponerle un piso a esta crisis. La Argentina está en un desorden macroeconómico que viene de un deterioro de las instituciones fenomenal y el país necesita por lo menos frenar ese deterioro, aspirar a que el Congreso pueda equilibrar al poder Ejecutivo y que la Justicia no se siga degradando más. Ya han conseguido la impunidad que necesitaban algunos actores”.

Desde el punto de vista económico, “las reformas de fondo que necesita el país no se van a dar en los próximos dos años. Se necesitan reformas que implican un acuerdo político profundo y reinsertarse en el mundo de una manera diferente a lo que hemos visto en el este último tiempo”.

Y concluyó: “A los mejor si la crisis se profundiza demasiado, la desesperación y el espanto hace que algunas cosas se hagan. La Argentina necesita replantearse su estructura económica de una manera muy profunda y ojalá podamos ponerle al menos un piso para sentar las bases y en dos años comenzar a hacer las reformas que hacen falta”.