Senadores de JxC amenazan con ausentarse a la sesión por Vicentin

146

Cristina Kirchner busca crear una comisión por la deuda de la empresa. La oposición había acordado que las sesiones virtuales serían sólo para temas relacionados a la pandemia.


El interbloque de senadores de Juntos por el Cambio, encabezado por el radical Luis Naidenoff, definirá en las próximas horas cuál será la postura que tome el espacio frente a la sesión convocada para este miércoles por la vicepresidenta Cristina Kirchner, que tiene la intención de crear una comisión bicameral para investigar la deuda de Vicentin.

Según fuentes de la oposición, en la reunión que mantuvieron anoche los legisladores de JXC se desplegaron argumentos en contra de la participación en la sesión remota citada por la titular de la Cámara Alta, que busca mantener en agenda la cuestión sobre la cerealera pese a la decisión del Gobierno nacional de hacer un compás de espera en torno a la posible expropiación.

Desde el sector más duro del kirchnerismo, cuyo brazo ejecutor está a cargo de la mendocina Anabel Fernández Sagasti, se había anticipado que el proyecto de la expropiación iba a llegar el último viernes a la Cámara Alta, pero las decisiones judiciales en contra de la intervención dispuesta por el presidente Alberto Fernández, sumado a la iniciativa presentada por el gobernador de Santa Fe Omar Perotti retrasaron la embestida kirchnerista sobre la empresa.

Para Juntos por el Cambio, el proyecto presentado por Oscar Parrilli que ya obtuvo dictamen de la Comisión de Asuntos Constitucionales el último viernes, también debería haber pasado por la Comisión de Presupuesto, pero solo fue girado a la comisión que preside María de los Angeles Sacnún, senadora por Santa Fe con participación activa en los medios a favor de la expropiación de la compañía con base en la ciudad de Avellaneda, al norte de la provincia.

El conflicto de base tiene que ver con que la posible creación de una comisión investigadora sobre la deuda de Vicentin no forma parte del listado de temas relacionados con el coronavirus, la condición que puso la oposición en mayo pasado cuando aceptó sesionar de manera virtual como motorizaba Cristina Kirchner. El plazo inicial del acuerdo sellado por 60 días está próximo a vencerse pero por el momento no hubo ninguna convocatoria de parte del Frente de Todos para rediscutir los términos del entendimiento, en caso de que alguna de las dos partes esté conforme.