Rubinstein: “El Gobierno trata de ensuciar todo y decir que somos todos iguales”

660

El ex secretario de Salud se defendió tras ser denunciado por pagos irregulares a un proveedor de anticonceptivos.


La ministra de Salud Carla Vizzotti denunció a Adolfo Rubinstein, secretario de Salud durante el Gobierno de Mauricio Macri, por pagos irregulares efectuados a un proveedor de anticonceptivos en el año 2018.

Mediante la resolución 1039/2021, publicada este martes en el Boletín Oficial y con fecha del 16 de abril, la ministra insta a la Dirección de Asuntos Judiciales “a formular denuncia penal por la posible comisión de delito en perjuicio de la Administración Pública” contra la ex Secretaría de Salud, del entonces Ministerio de Salud y Desarrollo Social, que era conducido por Carolina Stanley.

El monto de las licitaciones cuestionadas es de 17.881.5000 pesos. Se trata de dos pagos adicionales a lo acordado en principio y efectuados a la firma MR Pharma S.A., que fueron realizados bajo el formato de una actualización por la inflación y la devaluación del peso durante la primera mitad de 2018, que Vizzotti cuestiona por errores e inconsistencias en el trámite administrativo.

Entrevistado en El diario de Leuco, Rubinstein se defendió: “Esto fue en el marco del 2018, cuando vino la gran primera devaluación. Cuando se hizo la apertura de los precios de todos los medicamentos e insumos críticos que compra el Ministerio de Salud, el dólar estaba a 17 pesos. Cuando se procedió a la entrega después de la devaluación y de ver todas las ofertas, el dólar subió tres veces. Con lo cual en ese momento el laboratorio estaba obligado a hacer la primera entrega y aceptar la redeterminación de precios. Es una cláusula que existe en la Ley de Compras Públicas”.

En ese sentido, sostuvo que “esto responde a una estrategia del kirchnerismo de tratar de ensuciar todo y decir somos todos iguales. Claramente ese es el objetivo”.

Respecto al anuncio del laboratorio Richmond que podría empezar a fabricar la vacuna Sputnik en el país en los próximos meses, Rubinstein afirmó que “es una buena noticia”. “Es un impulso a la industria nacional. Hay que tener prudencia y no dar anuncios exitistas. La realidad es que el mismo instituto Gamaleya tiene grandes problemas para producir a escala. No están dando abasto para realizar la segunda dosis”.

También pidió observar “cuál es el ritmo de vacunación en Rusia”, porque “estamos hablando de un 6 o 7% de la población que se ha vacunado”. “Es porque Rusia está haciendo una diplomacia con privilegiar la exportación y la venta de la vacuna por sobre la vacunación de su propia población”.

La noticia es buena pero hay que hacer muy prudente en meter cifras porque eso me parece un poco arriesgado”, concluyó.