“Recen por mi hija”, el pedido de Diego, padre de Abigail

752

La nena de 12 años fue trasladada a Buenos Aires tras sufrir una descompensación; sus padres buscan una segunda opinión sobre el tipo de cáncer que padece. El caso tomó notoriedad luego de la joven ingresara en brazos de su padre a Santiago del Estero porque no le autorizaban la entrada a la provincia.


Este martes al mediodía, Abigail Jiménez arribó a la Provincia de Buenos Aires por medio de un avión sanitario luego de la polémica que se desató la semana pasada cuando su padre debió caminar con ella en brazos para cruzar la frontera de Santiago del Estero, donde no le autorizaban la entrada. El video se viralizó y despertó fuertes críticas contra el gobernador Gerardo Zamora.

La niña de 12 años fue trasladada de urgencia desde el aeropuerto de San Fernando hacia el Hospital Austral de Pilar, donde sus padres pedirán una segunda opinión respecto a su delicado tratamiento. Ella tiene un cáncer óseo en su pierna izquierda, sarcoma de Ewing, que se genera en los huesos o en el tejido blando alrededor de los huesos. Hace cinco años que se somete a un tratamiento en el Hospital del Niño Jesús en Tucumán por esta enfermedad.

El lunes por la madrugada la internaron de urgencia en el Centro Integral de Salud de Las Termas, en Santiago del Estero, porque tenía fiebre y sufrió una descompensación. Después fue derivada hacia al Centro Provincial de Salud Infantil (Cepsi) por complicaciones de salud.

Junto a Carmen y Diego, los padres de Abigail, arribó al lugar el gobernador santiagueño. “Ahora le están haciendo una transfusión porque tiene fiebre y neumonía”, reveló en la mañana del lunes Rosa, y explicó además que la nena vive “momentos delicados” porque se encuentra “con las defensas muy bajas, anémica y deshidratada”.

Diego Jiménez, el papá de la nena, habló con A24 y señaló: “La vamos a trasladar, el gobernador (Gerardo Zamora) se comprometió a trasladarla a Buenos Aires y se disculpó con nosotros, sobre todo con Abigail”.

También denunció que su hija “se descompuso por el mal momento que vivió ahí”, en referencia al retén en el que le impidieron ingresar a la provincia y que lo llevó a cruzar a su hija caminando y caminar 5 kilómetros hasta su casa. “No es culpa de él (por Gerardo Zamora), es culpa de los policías que ponen ahí”, remató Diego y le pidió a la gente: “Recen por mi hija”.