Quién es el funcionario echado y quién el beneficiado por la compra con sobreprecios

1224

Un día después de respaldar la operación y culpar a las empresas, el ministro de Desarrollo desplazó al titular de la secretaría de Articulación de la Política Social, Gonzalo Calvo.


Luego del escándalo por los sobreprecios detectados en la compra de alimentos para sectores vulnerables, el ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo, decidió pedirle la renuncia a Gonzalo Calvo, secretario de Articulación de la Política Social y el principal apuntado de haberse permitido esta operación.

«Yo creo en la honestidad de Daniel Arroyo, que propuso abrir una investigación dentro del Ministerio», había expresado el presidente Alberto Fernández horas atrás. Y la respuesta de su ministro llegó de forma fugaz, solo un día después de las declaraciones y a 48 horas de ocurrido el hecho.

Dentro de Desarrollo Social su función es articular la relación entre los jefes municipales y el ministerio. Según publica Clarín, se trata del mismo funcionario que renunció hace un año a la secretaría de Seguridad de Almirante Brown tras ser filmado por una cámara oculta donde presuntamente le cobraba coimas a una empresa de seguridad privada.

Anteriormente, Calvo ya había trabajado en el Ministerio de Desarrollo Social en la gestión de Alicia Kirchner y Carlos Castagneto, igual que la actual secretaria de Gestión Administrativa de la gestión de Arroyo, Cecilia María Lavot. De esta última depende la Dirección de Compras y Suministros que autorizó los pagos.

La polémica

La cartera que dirige Arroyo admitió que los montos superaron hasta un 62% los precios máximos en góndola que dispuso la Secretaría de Comercio, que retrotrajo los valores a los vigentes del 6 de marzo último. Los productos que adquirió el ministerio fueron arroz, azúcar, aceite, lentejas y fideos.

Tras estallar la noticia, el funcionario dijo que las diferencias de precios se dieron, sobre todo, en azúcar y aceite, por la dificultad del Gobierno de conseguir proveedores que vendieran más barato ante la emergencia.

En el caso del azúcar y el aceite, los precios están por arriba de los precios de referencia que fijó la Sigen. En todos los casos pedimos rebajas, decidimos con un informe técnico comprarlo igual en el marco de la emergencia. No llegamos a cubrir a cantidad de módulos. Aprovecho para pedirles a los proveedores que nos ayuden a bajar los precios”, explicó el ministro, quien fue defendido por el presidente Alberto Fernández.