Patricia Bullrich: “Quieren convertirnos en la Venezuela de Chávez”

792

La titular del Pro repudió la propuesta de la diputada K Florencia Vallejos, quien busca estatizar las empresas que sean asistidas durante la pandemia. “El dinero es de la gente, no son los dueños del país”, dijo la ex ministra.


La oposición salió con los tapones de punta al oficialismo luego de que la diputada Fernanda Vallejos proponga que el Estado se quede con una “una participación en el capital” de las entidades a las cuales el Gobierno asiste en medio de la crisis desatada por la pandemia.

Una de las referentes de Juntos por el Cambio que se expresó en contra del proyecto fue Patricia Bullrich. A través de su cuenta de Twitter, la presidenta del PRO y ex ministra de Seguridad embistió al presidente Alberto Fernández al tildarlo como impulsor de la iniciativa, y advirtió que el Gobierno quiere “convertirnos en Venezuela”.

“El presidente manda a Vallejos a presentar un proyecto que convierte a la Argentina en la Venezuela de Chávez, hambre y pobreza extrema al grito de exprópiese; el dinero es de la gente, no son los dueños del país”, se descargó la ex funcionaria de Mauricio Macri.

De gran cercanía a Cristina Kirchner, la legisladora argumentó que la situación extraordinaria causada por la pandemia “demanda una fuerte capacidad de respuesta del Estado” y que ante la emergencia sanitaria el Gobierno tiene dos opciones: aplicar una política de transferencia de ingresos de carácter universal o asignar los recursos únicamente a quienes cumplen con ciertos criterios. Como es sabido, el oficialismo optó por el segundo camino.

Para Vallejos, resulta “injusto” que empresas que tienen recursos propios y una “probada capacidad” para afrontar los salarios de sus empleados soliciten ayuda estatal. Reclama que esos recursos que no “alcanzan para todos” y que “deberían ser destinados prioritariamente a las jubilaciones, a ampliar la cobertura o el monto del IFE o a la asistencia a las empresas en verdaderas dificultades”.

Una gran cantidad de dirigentes del arco opositor salieron a rechazar esta maniobra y coinciden que es “un mensaje que confunde” y “una locura populista”.