Máximo Padoan: “El plan de Perotti es mucho peor que el DNU de Alberto Fernández”

744

Fuerte rechazo del director, accionista e integrante de la familia Vicentin contra la iniciativa del gobernador santafesino. “Es por tiempo indeterminado y agrega un interventor provincial a los dos que designó el gobierno nacional“, se quejó.


Máximo Padoan integra la tercera generación del Directorio de Vicentin, la empresa agroexportadora que está en el ojo de la tormenta, en concurso de acreedores –con una deuda de USD 1.350 millones– y con el gobierno de Alberto Fernández al asecho para intervenirla –algo que por ahora no ocurrió luego del fallo del viernes del juez Civil y Comercial de Reconquista, Fabián Lorenzin– y expropiarla por medio de una ley del Congreso.

En ese marco, el empresario rechazó la alternativa que propuso el gobernador de Santa Fe Omar Perotti para evitar la estatización, pero incluyendo una intervención en reemplazo de la actual conducción de los accionistas, la cual estaría conformada por dos representantes del Estado nacional y un tercero propuesto por esa provincia.

Es peor que el DNU de intervención. El DNU planteaba una intervención por 60 días y este plan plantea por tiempo indeterminado, llevarían adelante el concurso incluso haciendo ellos la propuesta de pago a los acreedores, cuando la empresa tiene a sus accionistas y directores vigentes y son los que tienen que afrontar este proceso dentro del marco concursal con síndicos que vienen trabajando. Esto abriría una situación a futuro, de que la inspección de personas jurídicas pretenda evaluar la conveniencia o no para autorizar una sociedad; un organismo de registro que pretende tener una tarea de control de los negocios”, analizó Padoan.

Se trata de uno de los hijos de Alberto “Beto” Podoan, quien fue CEO de la empresa, presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario y que también estuvo involucrado en la causa de los cuadernos de la corrupción. También es nieto de Máximo Vicentín, quien con dos hermanos y un tío fundó la compañía hace 90 años.

Consultado sobre las repercusiones que tuvo el masivo banderazo en muchos puntos del país en contra del Gobierno, manifestó que “es una emoción muy grande ver esta movilización de apoyo, pero lo más importante es que para mí se ve en el resto del país”. “Fue mucho más allá, es un tema de libertad, de propiedad privada, de división de poderes. Creo que eso movilizó a la mayoría de la gente. Hay acreedores de Vicentin que estaban apoyando a la empresa y a todos esos valores”, señaló el dirigente en diálogo con Alfredo Leuco en Radio Mitre.

“Como directores fuimos repuestos por el juez, y el interventor se fue el viernes y no se si volvió, no lo vi. La actividad sigue normal. Se ha hablado de que la intención era preservar las fuentes de trabajo y nosotros no hemos dejado nunca de pagar un sueldo. La actividad se fue retomando y está en algunas a un 100%, 80%, 70%; pero toda la empresa en actividad”, agregó.