La policía bonaerense interrumpió una misa al aire libre

665

“La ley que sacó dice ‘el 30% del lugar’”, afirmó el sacerdote sobre la restricción que rige para los espacios cerrados. “La policía desamparada, sin vacunar y mandada a ejecutar órdenes ilegales”, se quejó Florencia Arietto.


Luego de que Alberto Fernández publicara el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que extiende las restricciones de circulación -entre otras medidas- hasta el 21 de mayo, el fin de semana se vivieron situaciones de caos, sorpresa y controles insólitos de la policía en la Provincia de Buenos Aires.

Uno de los casos más polémicos sucedió en Adrogué, cuando la postal de una celebración religiosa al aire libre y en cumplimiento del decreto presidencial, fue interrumpida por fuerzas de la policía bonaerense. El video se viralizó a las pocas horas en las redes sociales y generó un repudio masivo.

La policía desamparada, sin vacunar y mandada a ejecutar órdenes ilegales. Peor no se consigue”, se descargó la dirigente de JUntos por el Cambio, Florencia Arietto.

Se trató de la celebración de una Primera Comunión de una Parroquia de Temperley, en el predio de los Scouts en Adrogué, partido bonaerense de Almirante Brown. Algunos videos registraron como, en plena ceremonia, oficiales de la policía se acercan al sacerdote -conocido como el Padre Tito- subieron al altar para interrumpir el evento.

Nos mandaron a nosotros”, se excusó un oficial, que añadió: “El Presidente dijo nada de Bautismos, nada de casamientos”. El evento -según fuentes oficiales dejaron trascender a LA NACION- fue desalojado en “muy buenos términos”.

“El evento incumplía abiertamente con la normativa en lo que respecta a las restricciones para bajar la curva de contagios del Covid-19″, indicaron desde la fuerza policial, quienes enfatizaron que se debe cumplir con una restricción que impone “un límite de hasta 20 personas para la celebración de ritos religiosos al aire libre”.

Los oficiales apuntaron contra el cura párroco, a quien acusaron de “amedrentar” a los oficiales. Por el contrario, los videos caseros registraron como el sacerdote pedía a los presentes calma y una solución pacífica del conflicto.

Consultado por LA NACION, desde el ministerio de Seguridad que encabeza Sergio Berni indicaron que los oficiales fueron comisionados al lugar luego de haber recibido llamados al 911 por el evento. “Se procedió a mantener una entrevista con el párroco a cargo de la misa, el cual -junto a las personas que se encontraban en el lugar- procedieron a desalojar de manera pacifica”, señalaron.