Cristóbal López pidió acceder a la moratoria que impulsó el Gobierno

472

Sus abogados iniciaron el trámite por la millonaria deuda de Oil Combustible. Juntos por el Cambio había denunciado que es un traje a medida para el empresario K.


Con la ley de moratoria aprobada en el Congreso y ya reglamentada, el abogado de Cristóbal López presentó un escrito ante la jueza en lo Civil y Comercial, Valeria Pérez Casado, que lleva adelante la quiebra de la petrolera Oil Combustibles, señalando que quieren acogerse al plan de facilidad de pago para así evitar la liquidación total de la compañía que fue denunciada por no pagar -durante el último gobierno de Cristina Kirchner-, $8.000 millones del Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC).

“Que ante la reciente reglamentación por la RG 4816/2020de la AFIP de la reforma a la ley 27.541 introducida por la ley 27.562 (“Moratoria Fiscal 2020”), vengo a hacer saber la voluntad de la fallida de acogerse a dicho régimen de facilidades para el pago de la deuda fiscal y para lograr el avenimiento fiscal que, junto con el avenimiento de los otros acreedores, permita la conclusión de la quiebra”, sostiene el escrito al que accedió Clarín.

Con dicho pronunciamiento, el abogado del dueño del Grupo Indalo solicitó a la jueza Pérez Casado, que suspenda la liquidación de Oil, es decir, el reparto de los U$S 100 millones entre los acreedores. Dentro de esa nómina, la AFIP es el principal damnificado en la quiebra. Esa suma de dinero, es producto de la venta de los principales activos de la petrolera, que se realizó en el marco de la quiebra.

Cristóbal López busca rescatar a su firma quebrada hace dos años y sin actividad, con la nueva ley de moratoria que impulsó el gobierno de Alberto Fernández y que fue denunciada por la oposición por ser a la medida del empresario K. Como ya fue reglamentada, ahora la petrolera busca acogerse a un plan de facilidad de pagos y evitar así la liquidación final de sus activos.

Con la petrolera en proceso de quiebra, apostar a una moratoria para saldar su deuda era impensado. Pero el oficialismo aprobó el proyecto en el Congreso, lo que allanó el camino para Oil Combustibles: la nueva normativa incorporó como excepción que podrán acceder al beneficio fiscal aquellas empresas que estén en proceso de quiebra, algo que estaba prohibido hasta entonces.

Oil Combustibles fue denunciada durante la gestión de Alberto Abad en la AFIP por no haber pagado durante el gobierno de Cristina Kirchner el Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC), que ese retenía a los usuarios de las estaciones de servicio de Oil. Se modificó en el Congreso el artículo octavo, que impedía incluir en la moratoria deuda por el ITC. Ahora sí se podrá incluir, y aunque Oil ya no está operativa porque sus principales activos se remataron en el marco del concurso, “la deuda generada con el fisco es por ese impuesto puntualmente”, indicó una fuente del expediente.

Así, López busca que la deuda de Oil ingrese en la moratoria y obtener una plan de pagos que además proporciona una quita de intereses. El proceso no es inmediato y deberá cumplir con algunos requisitos excluyentes.

Al acogerse a la moratoria, lo hará provisoriamente, y la misma quedará efectivizada sólo si logra concluir su quiebra en un plazo de 90 días. Para hacerlo, requiere de la conformidad de al menos dos tercios de sus acreedores. En el caso de Oil, el principal damnificado es la propia AFIP, que conduce Mercedes Marcó del Pont.

Asimismo, primero para requerir ante la AFIP la moratoria debe la jueza de la quiebra, debe autorizar que la sindicatura le devuelva a Oil Combustibles “la sub administración del relacionamiento con AFIP o,al menos, el acceso a ciertas áreas indispensables”, porque el trámite para acogerse a la ley de moratoria, es un trámite que debe ser hecho por el contribuyente y no por un tercero.

Otra discusión se abre en este punto. El juicio se centra en el lapso de mayo de 2013 a agosto de 2015. En ese período, la deuda acumulada -según una pericia oficial- era de 4.200 millones de pesos, y los intereses calculados ascienden a poco más de 6.000 millones. Por eso, la AFIP de la anterior gestión iba a reclamar 10.000 millones de pesos en concepto del ITC impago.

Cristóbal López sostiene que a diciembre de 2015 sólo debían 600 millones de pesos, porque Oil se había acogido a dos planes de facilidades de pago otorgados por el controvertido Artículo 32, una potestad discrecional del Administrador de la AFIP.

Hay otro reclamo reciente por parte del fisco: le reclaman una deuda de 20 millones de pesos generada durante estos dos años de su proceso de quiebra. La cifra que Oil finalmente podría incorporar a la moratoria, abre así, otro gran interrogante.

Con información de Lucía Salinas en Clarín