“Cada vez más lejos del mundo”: críticas por los aumentos en pasajes al exterior

2134

Una polémica norma afectará a los precios de los vuelos internacionales. Las compañías deberán abonar una Tasa de Uso de Aeroestación un 11,8% más cara que impactará en el precio final del boleto.


Luego del espantoso año que atravesaron las compañías aéreas con la pandemia del coronavirus, este 2021 tampoco comenzó de la mejor manera ya que una polémica medida las obligará a abonar una Tasa de Uso de Aeroestación un 11,8% más cara que, de acuerdo con las instituciones que las representan, impactará en el precio final del pasaje.

Advierten que se encarece US$6 uno de los 11 componentes del pasaje que, sumados, pueden llevar al pasaje a valer hasta un 90% más. El ajuste rige para los billetes de pasajes aéreos emitidos desde este jueves 14 de enero, para ser utilizados a partir del 15 de marzo próximo.

En este marco, en el sector consideran que la suba de la tasa significaría un “incremento artificial de los precios”, que a su vez conllevaría “a una contracción mayor en la demanda, que actualmente ya se encuentra contraída”. Así lo informaron en una carta enviada al Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna) y firmada por la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA) y la Junta de Representantes de Compañías Aéreas (Jurca) y difundida por el sitio especializado Aviacionline.

“Cabe mencionar que operar en Argentina es más costoso que operar en la mayoría de los aeropuertos de Latinoamérica; en varios casos es más de 100% más caro”. Opinan también que el Gobierno argentino está imponiendo “trabas adicionales a la recuperación del transporte aéreo internacional, en vez de permitir la recuperación de la industria y por ende el reinicio del turismo y las actividades relacionadas por medio de alivio financiero”.

Según publica La Nación, solamente el 17% de lo que se paga en un ticket aéreo es tarifa, mientras que el 83% restante se divide entre cargos por combustibles, tasas, impuestos y percepciones. En este momento, además de las tasas históricas que se pagan en un pasaje, se suman el impuesto PAIS del 30% y una percepción del 35% a cuenta de Ganancias o Bienes Personales.

Diego García, presidente de Jurca, explicó que si bien US$6 no parece un monto extraordinario sobre el valor total del pasaje, se suma a una “carga pesada” de impuestos y percepciones, que también se cobran a otras operaciones en dólares, que ya encarecieron mucho el costo de volar a otros países. “La mayoría de los gobiernos tomó medidas positivas como la reducción de tasas de uso de aeroestación y de aterrizaje y de despegue; trataron de aliviar el costo para que eso impacte positivamente en una reducción de precios para el pasajero”, analizó.

“Desde el punto de vista de la industria, nos preocupa que el país se convierta en otra Venezuela, que a lo largo de los años ha pasado de ser uno de los mercados clave de la aviación en el continente a tener ahora una conectividad internacional muy limitada”, expresó la entidad en un comunicado.

Mientras tanto, el Gobierno congeló la tasa de uso de aerostación doméstica hasta fines de 2021 para ayudar al resurgimiento del sector aerocomercial local, en este momento limitado a la operación de tres aerolíneas: Aerolíneas Argentinas, Flybondi y JetSmart.

Desde la oposición también llegaron las críticas a esta medida. El diputado de la UCR Luis Petri publicó un fuerte mensaje en su cuenta de Twitter donde apunta a las políticas del kirchnerismo para “alejar” a la Argentina del mundo.

Hay máxima kirchnerista: “Siempre se puede estar un poco más lejos del mundo”. No importa cuando leas esto“, posteó.