Tras el desalojo, advierten que nada cambió en Mascardi y la violencia mapuche crece

209

Intentaron hacer una ceremonia religiosa mapuche y fueron dispersados con gases lacrimógenos. Hubo gritos e insultos con las fuerzas federales. El desalojo de la semana pasada, ya quedó en el olvido.


A casi una semana del desalojo a parte de la comunidad Lof Lafken Winkul Mapu de una zona que ocupaba en Villa Mascardi, Río Negro, en la mañana de este lunes se produjo un nuevo foco de tensión con las fuerzas federales, a metros de la zona de la misma zona. Fue cuando integrantes mapuches y de organizaciones sociales se acercaron a la vera de la ruta 40 para realizar una ceremonia religiosa y los agentes dirigidos por el ministro Aníbal Fernández respondieron con gases lacrimógenos.

Mientras todavía los uniformados buscan a hombres que habrían escapado antes del operativo de la semana pasada, y entre las críticas que recibió la acción de las fuerzas, esta mañana los incidentes se produjeron a las 7.30.

Todo inició cuando llegaron hasta la vera de la ruta mujeres con niños, referentes de las comunidades y agrupaciones sociales. Lo que querían era realizar allí una ceremonia religiosa mapuche, pero eso les fue impedido por las fuerzas federales, que tiraron gas lacrimógeno. El disparo efectuado por los agentes impactó sobre un auto que se encontraba estacionado en la banquina, a unos metros del grupo, y que pertenecía a una de estas personas que llegó a ese sector de Río Negro para formar parte del ritual, según lo que informó Diario Río Negro.

La negativa de los policías desató el enojo de quienes intentaban manifestarse en las inmediaciones de la ruta 40, y así se desataron insultos y gritos. “Milico asesino, hijo de puta”, “¿Qué carajo les pasa si no estamos haciendo nada?” o “Hay niños y están tirando gas” fueron algunas de las frases que se escucharon en un video que se registró en el momento.

Mientras tanto, se escuchaban detonaciones que llegaban desde las tierras desalojadas la semana pasada, donde se mantienen oficiales del Comando Unificado de Seguridad, coordinado entre el Poder Ejecutivo y el Judicial para el tratamiento de este conflicto.

Asimismo, y de acuerdo a datos de los medios locales, los agentes llegaron con armas largas hasta donde estaban los miembros de la comunidad mapuche y de organizaciones sociales, con el fin de incitarlos a que se retiraran de ese lugar. Entre ellos se hallaba la abogada Andrea Reile, quien defiende a las mujeres que se encuentran apresadas desde el procedimiento del martes pasado, cuyas condiciones de detención estuvieron en el ojo de la tormenta en los últimos días ante los reclamos de organismos de derechos humanos, fuerzas políticas de izquierda y hasta de un sector del oficialismo.

Finalmente, la abogada entabló un diálogo con los efectivos y se acordó la realización de la ceremonia a orillas del Río Mascardi, en un sector cercano al exhotel de Guardaparques. Pese a que se vivieron momentos de tensión, no hubo heridos.