Solo tres ex funcionarios K de primera línea siguen en la cárcel

809

Luego de que la Justicia beneficie a Amado Boudou con la domiciliaria, Ricardo Jaime, Juan Pablo Schiavi y José López aún permanecen tras las rejas. Cómo está la situación judicial de cada uno.


La llegada del Frente de Todos al poder generó un cambio de clima en los tribunales federales de Retiro y en cuestión de cuatro meses, varios ex funcionarios y empresarios que se encontraban presos al estar vinculados a las causas más escandalosas de corrupción del kirchnerismo, ya gozan del arresto domiciliario.

Los primeros casos relevantes tras la asunción de Alberto Fernández fueron los de Cristóbal López, Fabián De Sousa y el exministro Julio De Vido; mientras que con la explosión de la pandemia del coronavirus y las deficiencias sanitarias en las cárceles, días atrás se le otorgó el beneficio de forma transitoria a Luis D’Elía -quien se encuentra internado por síntomas compatibles al Covid-19-. Y luego de tanto insistir, llegó el premio para Amado Boudou. El ex vicepresidente condenado por la causa Ciccone dejó el penal de Ezeiza en la noche de este lunes para seguir detenido en su casa de Barracas con una tobillera electrónica.

De este modo sólo quedan seis detenidos relacionados a los expedientes K, aunque sólo tres son ex funcionarios de primera línea. Se trata de los exsecretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, y el exsecretario de Obras Públicas José López, famoso por ser visto arrojando bolsos con millones de dólares a un convento de General Rodríguez. Todos insisten con sus pedidos de excarcelación pero hasta el momento la respuesta de los tribunales correspondientes siempre fue negativa.

Caso por caso, Jaime enfrenta el juicio oral por el delito de administración fraudulenta, y el TOF 6, a cargo de ese proceso, había rechazado el cese de su prisión preventiva. Jaime apeló a la Casación. La sala de feria de ese tribunal declaró inadmisible su planteo y consideró que debe seguir en prisión.

Schiavi tampoco logró obtener el beneficio del arresto domiciliario. Lo solicitó en el marco de la causa por la Tragedia de Once -donde ya se dictó sentencia-, al igual que otros condenados por el mismo caso, como el empresario Claudio Cirigliano y el exejecutivo de TBA Víctor Astrella .

Mientras que López, que está condenado por el delito de enriquecimiento ilícito, recibió una pena de seis años de prisión y cumple con la condena en una “mini cárcel” dentro del penal de Marcos Paz. Como declaró como arrepentido en el caso de los cuadernos de las coimas y apuntó contra varios exmiembros del gobierno que integró -incluida Cristina Kirchner-, López se encuentra dentro del Programa de Protección de Testigos e Imputados.

Entre otras figuras importantes que se vieron involucradas en las irregularidades de la gestión de Cristina Kirchner, se encuentra el empresario Lázaro Báez, detenido con prisión preventiva desde abril de 2016 en el marco de la causa por lavado de dinero conocida como “la ruta del dinero”. Báez pidió su excarcelación varias veces y le fue denegada.

Al dueño de Austral Construcciones le declinaron su petición porque se considera que siguen vigentes los riesgos procesales.