Rubinstein: “Se generó una grieta entre la sociedad y los que viven una vida VIP”

998

“Es un problema ético y moral”, el precandidato a diputado disparó contra el oficialismo ante las pruebas que salen a la luz sobre la violación de la cuarentena por parte del presidente.


El exministro de Salud y precandidato a diputado nacional por Juntos por el Cambio Adolfo Rubinstein se refirió este jueves al tremendo escándalo que explotó en las últimas horas al difundirse nuevas imágenes de la fiesta de cumpleaños que armó el presidente Alberto Fernández para su mujer Fabiola Yánez. Una reunión que se hizo el 14 de julio del 2020, en plena cuarentena total, sin barbijo ni distanciamiento.

Más allá del escándalo político que significa, es un problema ético y moral. Es como que en este país hay dos tipos de vidas. Por un lado 45 millones de personas que han sido atravesadas por la tragedia este último año y medio, están frustradas, enojadas, tienen miedo y preocupación. Y después hay una vida VIP que tienen algunos, con el vacunatorio, las fiestas clandestinas, los perros vip, la justicia vip”, analizó el dirigente radical en El diario de Leuco por LN+.

Se generó una grieta entre toda la sociedad que está reclamando y un grupo que vive un universo paralelo donde no se rinden cuentas, lo que genera un gran enojo social“, agregó indignado el ex funcionario de Mauricio Macri.

Al hablar sobre las elecciones de medio término y el desafío que tiene por delante la coalición opositora, expresó: Yo creo que hay mucho enojo social, son disparadores de frustración, de desazon, bronca. Lo que uno ve es que muchos jóvenes tienen esas ganas de irse y les decimos que no se vayana, debemos tener un país que le ofrezca oportunidades.

Consideró que “en nuestro espacio, alineado a los principios de Junos por el Cambio, queremos ampliar este sector que traiga más libertad pero también más igualdad. En el camino, uno hace una agenda de transformación, donde por ejemplo el trabajo, la salud y la ciencia estén como prioridad y sean el rumbo que queremos tomar”.

“Siempre estuvimos en la calle, en los medios, donde podíamos marcando la cancha cuestionando algunas cosas del Gobierno, apoyando otras pero pidiendo mesura. Por ejemplo con las restricciones en la calibración de la cuarentena, y pensando qué va a pasar por ejemplo en salud cuando se corra el velo de la pandemia”, recordó.

En ese sentido recordó que “si la pandemia hizo algo, fue desnudar las enormes limitaciones y problemas que hay en el sistema de salud. Lo mismo ocurrió en educación, una tragedia que no solo fue la falta de presencialidad, sino también la falta de oportunidades en un mercado que no puede conectar educación con trabajo. Así lo refleja el caso de Toyota que no pudo contratar a 200 operarios jóvenes porque no cumplían las condiciones básicas”.

Nosotros queremos por un lado recuperar ese fervor que tuvo el Alfonsinismo, pero con una visión de futuro. Queremos una agenda de transformación que pase por las preocupaciones que tiene la sociedad, más allá de la economía y el trabajo, también tiene que ver con la salud y la educación, que nunca estuvieron tan arriba en la agenda social”, concluyó Rubinstein.