Máximo desbande

636

Las declaraciones de Máximo Kirchner desnudan su fragilidad intelectual y conceptual. No aporta una sola mirada original ni propone ninguna política que sirva para que su gobierno deje de ser el peor de la historia. El príncipe heredero es muy limitado y primitivo en sus análisis. Apenas ofreció un título dudoso respecto de que “Cristina no va a ser candidata porque la presidencia produce un desgaste enorme” y ella ya lo hizo.

En una charla amigable con un para periodista amigo, Máximo reconoce que el Partido Justicialista hoy no tiene candidato y confirma el máximo desbande que está sufriendo la coalición oficialista. Con el fracaso a simple vista, Máximo se anima a decir que “Cristina cedió en 2019”, que tomó una decisión que a su entender fue equivocada, “pero que se ganó”. Le recuerdo que en su momento, Máximo no dijo una sola palabra al respecto. Ahora dice que convocar a Alberto fue un error. Ahora es fácil decirlo porque están parados sobre los escombros de todo lo que destruyeron en el país.

Después obviedades. Las mismas críticas de siempre a Macri y a Bullrich. Es hasta aburrido periodísticamente. No tira un solo título, salvo el de que la madre no sería candidata. Confirma que hace mucho que no sabe nada del presidente que ellos pusieron. Pero si prestara más atención, debería ver el máximo desbande que se está produciendo puertas adentro del Frente de Todos contra Todos.

El último ministro que gritó sálvese quien pueda fue Jorge Ferraresi. Quedan un puñaditos de miembros del gabinete original. De aquel gobierno de científicos, ahora van a buscar funcionarios a la mesa de saldos y retazos. Un gabinete de segunda selección. Como el presidente. La novedad es que en la estampida que se está produciendo, muchos ya no tienen miedo de expresarse sobre los motivos. Un histórico dirigente sindical ferroviario como Omar Maturano acaba de confesar lo que piensan muchos. Dijo que el kirchnerismo invadió al peronismo, que Alberto es un radical de la UCeDe

y que la CGT va a defender la realización de las PASO para dejen de armar las listas ellos para poner a sus familiares. Ellos, son Cristina y Máximo. Maturano declaró que el peronismo está cerrado y roto y amenazó con armar un partido laborista propio e incluso con acercarse al peronismo republicano de Miguel Pichetto. Como si esto fuera poco, dijo que hay que defender el derecho de los trabajadores pero no de los vagos y ñoquis. Teléfono para piqueteros y para La Cámpora.

En la otra punta del espectro ideológico, Juan Grabois desde el Vaticano fue igualmente feroz en sus críticas. “Alberto Fernández es un fraude que le está poniendo alfombra roja a la derecha para llegar a la Casa Rosada”.

De Sergio Massa dijo que está haciendo un ajuste light y que le mintió dos veces. Y en la cumbre de su sinceridad, el mejor amigo del Papa Francisco dijo de este “gobierno supuestamente popular fracasó absolutamente porque no cumplió el contrato electoral”. Sumo argumentos porque, según dijo, “los niveles de indigencia y pobreza, son superiores a los que veíamos con Macri”.

Grabois, en línea con lo que dijo Máximo, opinó que Cristina no debería ser candidata, que se necesita una renovación generacional y que “ella se equivocó, eligió mal con Alberto y con Massa, se confundió”.

Alberto Fernández no asume ni reconoce ninguna culpa. Pone las responsabilidades afuera. El gobierno anterior, la pandemia, la guerra y ahora, esta mañana dijo que “los discursos de odio y anti políticos ponen en jaque a la democracia. Alberto no solamente es un campeón de la mala praxis. Además hace un pésimo diagnóstico. Lo que produce desilusión en la gente y falta de credibilidad en los dirigentes como él, son las hipocresías y las falsedades. Miles de personas hacen cola por un trabajo o un bono de 45 mil pesos. Alberto pone como ejemplo para todos los países a un gobierno no democrático como el chino que viola todos los derechos humanos. En su momento eligió como modelos a seguir al patotero de Hugo Moyano y al señor feudal de Gildo Insfran. En estas horas mantiene una pulseada con un integrante de un juego televisivo llamado Gran Hermano.

La hecatombe política y económica de este gobierno es la que genera rechazo. Lo que hace y lo que no hacen Alberto, Cristina y Massa.

Así les va y así nos va.

Editorial de Alfredo Leuco en Radio Mitre