La provocación de Boudou

1020

Arturo Pérez Reverte, es uno de los escritores más talentosos y leídos de habla hispana. Nos dejó una frase que me sacudió la conciencia: “El problema no es que alguien con poder sobre vidas y economías, mienta. Todos lo hacen, tarde o temprano. El problema grave es cuando a demasiada gente no le importa en absoluto que le mientan.

¿Producirá algún tipo de reacción el asesoramiento económico de Amado Boudou al gobernador de La Rioja? ¿El gobernador Ricardo Quintela, pagará algún costo político por semejante provocación? Tiene la provincia fundida, al borde del default y con graves índices de pobreza y atraso social y tiene la cara tan dura como para pedirle consejos a un delincuente condenado en segunda instancia e inhabilitado de por vida para desempeñar cargos públicos? ¿No le importa el fallo de la justicia a Quintela? ¿Le moja la oreja y humilla a los jueces que condenaron a su flamante asesor económico por coimas en el intento de apropiarse de la fábrica de billetes?

¿No hay sanción alguna para un gobernador que se burla asi de la ley y de la mayoría de los ciudadanos que quieren un país sin corruptos y con división de poderes? ¿Se atreverá a decirle algo Alberto a Quintela? Porque esa mugre lo salpica al presidente y a Cristina y a todo el peronismo. Boudou no estaba con prisión preventiva. Insisto: está condenado en segunda instancia.

Cinco años y diez meses de prisión que estaba cumpliendo por malandra, por ladrón de los dineros del pueblo. Ahora tampoco está libre. Está en prisión domiciliaria producto de un fallo vergonzoso del juez Daniel Obligado. Ahora mismo la justicia está revisando semejante atropello a la razón. ¿Qué pasará si la instancia revisora decide que Boudou debe volver a la cárcel? ¿Hará home office o calabozo office en un trabajo remoto por Zoom? ¿A tanta obscenidad hemos llegado? ¿Los violadores de la ley no tienen miedo de que la gente no los vote nunca más?

El gobernador Quintela debería saber que Boudou ya tuvo relaciones carnales y pornográficas con otro gobernador. Hablo del señor feudal, Gildo Insfran. Boudou era ministro de Economía y asesoró con su consultora trucha a Insfran en la renegociación de la deuda provincial. Por arte de mafia, todos los argentinos pasamos a tener que pagar gran parte de la deuda de los formoseños. Eso le costó dos millones de dólares que el pueblo pobre de Formosa perdió porque su gobernador le pagó esa cifra como coima por los servicios prestados.

Esa causa está muy avanzada en la justicia. Si Cristina y la cuarentena quieren, pronto se puede reanudar y condenar nuevamente a Boudou. Hay muchas pruebas y testimonios de ese robo de estado.

El gobernador Quintela informó que Boudou no fue contratado formalmente por el estado provincial. Pero el delincuente condenado va a asesorar al condenado gobernador en la estatización de la deuda que tienen los empleados públicos de la provincia. Se calcula que los empleados deben a distintas empresas de consumo 6 mil millones de pesos. Y que el gobierno va a hacerse cargo de eso. ¿Un clientelismo sin límites? Los muchachos compraron televisores, lavarropas, o tarjetearon por arriba de sus posibilidades y los más pobres de los pobres riojanos, que tal vez ni trabajo tienen, van a tener que pagar una deuda que no es de ellos. Insólito.

El colmo del populismo. Mire si a Alberto Fernández se le ocurre hacer lo mismo. Los empleados públicos de todo el país los van a votar toda la vida. Compran electrodomésticos, no pagan las cuotas y después, el estado se hace cargo. El gran negocio es comprar muy por encima de tus posibilidades y después que pague mongo. O mejor dicho el estado que somos todos.

Para eso Quintela necesita el asesoramiento de Boudou. Sería más barato y rápido que Quintela le de en mano, a cada empleado lo que debe y listo. Subsidio, regalo de Papa Noel Quintela. Con Boudou todo le va a salir más caro y va a hacer un papelón nacional como ya está haciendo ahora. Salvo que estén preparando la fórmula del peronismo para 2023: Quintela presidente, Boudou vice, Cristina reina.

Quintela por radio dijo que lo emocionó ver a Boudou con una sonrisa y que va a ir a la vanguardia de este proyecto. En eso tiene razón. Boudou siempre fue a la vanguardia. Fue el primero que estafó con la mitad de su auto a su propia ex esposa. Fue el primero en vivir en un médano. Fue el primero en pasar en un suspiro del neo liberalismo de Alsogaray al marxismo del Che Guevara y Chávez, fue el primero en irse a vivir a Puerto Madero con nuestro dinero y fue el primero en el mundo en querer apropiarse de la fábrica de billetes. Batió todos los records. Ni a los narcos se les había ocurrido robarse la fábrica de billetes. Aunque hay que ser justos. La idea se le ocurrió a Néstor Kirchner y Boudou se la robó apenas el ex presidente se murió.

Alberto Fernández no lo quiere a Boudou. Es que de un plumazo volteó en su momento, a Esteban Righi que era el procurador y uno de los mejores amigos del actual presidente. Y en televisión, canal 9 para más datos, Alberto dijo que Cristina estatizó la empresa para borrar pruebas. Textualmente dijo: “No entiendo como no se arrepienten de haber bancado a Boudou. Estatizaron Ciccone para borrar pruebas”. Cualquiera lo puede ver al video en las redes. Encima, muchos actuales diputados votaron esa salvajada institucional y no hay antecedentes en el planeta de que ningún empresario haya reclamado la indemnización por una empresa privada que pasó a manos del estado. Nadie reclamó. No se puede creer.

Parece que en la Argentina somos incapaces de achatar la curva de la corrupción y la impunidad. Parece que los delincuentes de estado siempre encuentran una forma de escaparse del juicio y castigo que merecen. Amado Boudou está en su casa y en nuestro país hay una injusticia más y la indignación, para la mayoría de los ciudadanos que son honrados, se convirtió en pandemia.

La bronca social no es solamente porque Amado Boudou salió de la cárcel de Ezeiza. Es, además, porque no hay un solo motivo, pero ni uno solo, que justifique semejante humillación a los compatriotas honestos. Habrá que investigar al juez Daniel Obligado para que cuente porque se sintió obligado a cometer semejante ilegalidad. Sus argumentos son de una fragilidad notable. ¿Está Boudou entre los grupos de riesgo? No. De ninguna manera. Según el informe médico que está en manos de la justicia, Amado Boudou tiene 57 años y está en perfecto estado de salud.

Le recuerdo que la condena a Boudou que Quintela se pasa por donde usted ya sabe, surgió de un juicio con todas las garantías que duró un año. Como si esto fuera poco, esta condena fue ratificada por unanimidad, en segunda instancia por la Cámara de Casación Penal. Poco antes de ser liberado, la propia Corte Suprema de Justicia rechazó un recurso que habían presentado sus abogados defensores. Y escuche esto que directamente una locura: 10 días antes, el mismo juez Obligado, junto a sus pares del tribunal, rechazó el pedido de detención domiciliaria. Y después, aprovechó que se quedó solo por la feria, cambió totalmente de opinión y lo mandó a la casa. ¿Qué pasó en el medio?

Sigamos buscando algún argumento más o menos razonable. ¿Hay un contagio masivo de coronavirus en las cárceles argentinas? No, De ninguna manera.

Sin embargo el doctor Obligado lo liberó. Dijo que es por el riesgo del virus y porque la sentencia aún no está firme. Es un verdadero despropósito que en algún momento, el juez debería explicar ante el Consejo de la Magistratura que, en el caso de que existiera la justicia en este país, debería estudiar su destitución como magistrado.

El caso Ciccone es un emblema de la corrupción de la cleptocracia K. Boudou y su testaferro José María Nuñez Carmona se apropiaron de Ciccone tal como lo confesó en el expediente hasta su empleado, Alejandro Vanderbroele. Para concretar esa maniobra fraudulenta manipularon la AFIP y la Casa de la Moneda. Cuando Ciccone estuvo en sus manos, el gobierno de Cristina le encargó que fabricaran billetes y el Frente para la Victoria que confeccionaran las boletas electorales.

Boudou es un monumento a la corrupción. Y que haya asesorado al gobernador de La Rioja es una afrenta a todo el pueblo honrado. Solo falta que salga Lázaro Báez y lo contraten en Vialidad Nacional como asesor o José López y que se sume al ministerio de Desarrollo social y enseñe como repartir el dinero ajeno. ¿Y qué tal si le dan a don Julio de Vido algún puestito en YPF o como embajador en Venezuela?

Yo no quiero venganza ni persecución para nadie. Pero quiero que los ladrones de estado paguen con la cárcel por lo que hicieron. No hay país posible con impunidad para todos y todas.

Editorial de Alfredo Leuco en Le doy mi Palabra, por Radio Mitre