La feria judicial se extiende y seguirán sin tratar la apelación a la domiciliaria de Boudou

837

Será hasta el 10 de mayo. Una medida que últimamente puede servir de excusa para tratar o no ciertos casos emblemáticos como la del ex vicepresidente. Lo llamativo es que fue liberado también en feria. Muy turbio.


En línea con las medidas que tomó el poder Ejecutivo de extender la cuarentena, la Corte Suprema de Justicia también prolongó la feria judicial extraordinaria hasta el 10 de mayo para los tribunales nacionales y federales de todo el país más allá de los pedidos de abogados particulares, de sectores del Consejo de la Magistratura y de diferentes entidades.

Con esta decisión por ende también se posterga el trámite de la apelación a la prisión domiciliaria que se le otorgó a Amado Boudou el pasado 6 de abril. “Por recibido el recurso de casación interpuesto por el fiscal general Colombo, téngase presente el mismo para su tratamiento una vez finalizada la feria extraordinaria dispuesta por la Corte Suprema”, había dicho el juez Daniel Obligado hace dos semanas. Aunque no fue el mismo argumento que utilizó unos días antes al tratar el caso que llevó a su casa al ex funcionario.

En este contexto de dudas y reclamos, el máximo Tribunal de Justicia puso un asterisco para que cada tribunal pueda “ampliar las materias” sobre las cuales puede actuar en la emergencia, lo que implica flexibilizar el trabajo. Al conocerse la decisión, la Cámara Federal de Casación Penal decidió que todas sus salas se integren de manera virtual y que lo mismo realicen los tribunales orales.

Una de las incógnitas es que se puedan hacer juicios orales “online” con presos, teniendo en cuenta que el sistema de videoconferencia de los penales federales se conecta con un nodo que está físicamente en Comodoro Py 2002, lo que obligaría a que los magistrados y el resto de las partes se hagan presentes físicamente en el edificio, lo que se encuentra vedado por ahora. Tal vez pueda acordarse entre las partes otras modalidades, siempre y cuando todos estén de acuerdo, como ocurre actualmente con algunos juicios unipersonales que se hacen de manera remota.

La Corte sostuvo que le ha concedido “amplias facultades de superintendencia” a los tribunales para “adecuar el funcionamiento de los tribunales de forma de garantizar la prestación del servicio de justicia, aun mediante la realización de actos procesales válidos de forma remota sin perjuicio de la vigencia de la feria extraordinaria, arbitrando las medidas que tiendan a la protección de la salud del personal”.