La Ciudad y otra advertencia al kirchnerismo: “No nos va a temblar el pulso en usar la fuerza pública”

494

Así lo dijo el ministro de Seguridad porteño Marcelo D’Alessandro, luego de los incidentes ocasionados en la cuadra del departamento donde vive Cristina Kirchner en Recoleta.


Tras los incidentes del sábado frente a la casa de la vicepresidenta Cristina Kirchner, el ministro de Seguridad y Justicia porteño, Marcelo D’Alessandro, advirtió que “no” le va a “temblar el pulso para usar la fuerza pública” y “recuperar la paz social”.

“No me va a temblar el pulso para usar la fuerza pública cuando tenga que hacerlo para recuperar la paz social, pero nuestra responsabilidad como funcionarios es agotar todas las instancias de diálogo antes de llegar a esa medida”, afirmó el funcionario D’Alessandro.

“Lo que hicimos es ordenemos lo que es la manifestación. Yo no quiero invisibilizar la militancia. Ahora no quiero redoblantes, no quiero cortes de calles, no quiero fuegos artificiales y ése fue el compromiso que asumieron ellos”, sostuvo.

El ministro explicó que el regreso de la infantería durante el domingo se produjo ante la llegada de un micro de manifestantes. “(El acuerdo) lo cumplieron hasta ayer, a las 19, cuando llegaron 350 militantes de Ituzaingó y cortaron la calle. Pero volvió la Infantería y restituimos la circulación; gracias a Dios no hubo enfrentamientos”, explicó.

D’Alessandro realizó un repaso de los acontecimientos de la semana pasada, luego del alegato del fiscal Diego Luciani pidiendo 12 años de prisión para Cristina por la causa Vialidad. Allí afirmó que hubo “manifestaciones sostenidas en el tiempo” y , “gente enviada por intendentes”.” Sacamos la parrilla, las batucadas, los fuegos artificiales. Había adultos mayores queriendo dormir, chicos con autismo”, explicó.

Tenían sitiados y acorralados a los vecinos, presos de de una violencia constante porque los insultan cuando salen. Rompieron puertas de los edificios, coches, mobiliario de la ciudad. Esos son violentos, que lo que están buscando es la provocación constante”, opinó.

Según el ministro, la decisión de instalar las vallas llegó ante la amenaza de un acampe para el fin de semana. “Tuvimos oídos sordos, querían arrancar el sábado con vigilia y acampe. Iban a mandar la gente ahí. Nosotros queríamos decir ‘basta de avasallar el espacio público’ y organicemos la protesta”, describió.

D’Alessandro agregó además que el sábado detectaron barrabravas de distintos equipos durante la protesta en Recoleta. “Hay responsabilidad peligrosa de dirigentes del kirchnerismo. Manifestantes que son funcionarios públicos, barrabravas de Moreno, de Temperley. Ellos fueron a tirar las vallas, a policía lo único que hizo fue contener. No hay ningún manifestante lastimado, hay 14 policías heridos”, explicó.

Sobre la polémica con Máximo Kirchner, D’Alessandro confirmó que el diputado podía entrar cuando quería y que lo hizo durante toda la tarde, pero el conflicto se generó cuando quiso ingresar con un grupo de militantes. “De a 50 no podían ir a visitar una persona”.

También negó la versión sobre un volquete con piedras ubicado en las cercanías. “Es otra ridiculez, total, mirá que vamos a llevar piedra para que le tiran a nuestros policías, una locura total. De hecho cada vez que hay manifestaciones de estas características desde espacio público se va de la zona para que no haya elementos contundentes para que le pueda tirar”, explicó.

“Es un accionar constante y permanente. Se pelearon con los empresarios, se pelearon con el campo, ahora se pelean con la ciudadanía. La violencia es el otro para ellos”, sostuvo el ministro. “No pueden dirimir conflictos judiciales en la calle”, dijo.

Sobre el cierre, el conductor Eduardo Feinmann le preguntó si creía que la vicepresidenta estaba “buscando un muerto”. “A mi me quedó muy claro el sábado que, no se si la vice pero todo ese sector está generando el escenario de violencia para que pase cualquier cosa. Incluso hechos de sangre, no tengo ninguna duda”, respondió el ministro.