Kicillof quitó las sanciones a los docentes que pararon en la gestión de Vidal

1299

Los sumarios correspondían por “no desempeñar digna, eficaz y responsablemente” su función, en el marco de reiteradas medidas de fuerza realizadas en 2018.


El Gobierno bonaerense dejó sin efecto los sumarios administrativos disciplinarios que se le iniciaron a docentes de la provincia de Buenos Aires que se adhirieron a numerosas huelgas durante la gestión de María Eugenia Vidal.​

Dichas sanciones contra los maestros se aplicaron por “no desempeñar digna, eficaz y responsablemente funciones inherentes al cargo, al no cumplimentar la apertura y cierre del edificio escolar”, durante el ciclo lectivo de 2018.

En la medida, que fue publicada en el Boletín Oficial, también se dispuso “absolver” a aquellos que aún continúan siendo investigados y a quienes no se logró acreditar la transgresión a una falta administrativa. Mientras tanto, se cerró la instrucción de sumarios administrativos realizados a los directivos por “no supervisar y suscribir las planillas de contralor docente y administrativo, en las cuales no se consignaron las inasistencias del personal de la institución, correspondientes a los días de paro”.

Se resaltó además que “la conducta docente asumida se contextualiza dentro de un conflicto colectivo, adquiriendo los hechos descriptos una dimensión institucional que cobra su verdadero sentido al articular los derechos individuales y sociales involucrados”.

Durante el gobierno anterior, los gremios Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET), el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (SUTEBA) y la Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires (UDOCBA) cuestionaron los sumarios iniciados contra maestros al considerar que configuraban una “persecución gremial”. Hasta interpusieron una demanda de amparo sindical contra el Ministerio de Educación que tramitó en el Tribunal de Trabajo N° 3 de la ciudad de La Plata, denunciando que el organismo estatal ejerció un comportamiento antisindical consistente en obstaculizar el ejercicio regular del derecho a huelga de los trabajadores docentes.