Video: Grabois armó una protesta en plena crisis del coronavirus y lo detuvieron

40

En tiempos de cuarentena y máxima prevención, el dirigente social volvió a hacer el papelón y se lo llevaron frente a la sede de la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad. También arrestaron a otras 33 personas pero serían liberadas en cuestión de horas.


En medio de la tensión que vive el país por el avance del coronavirus, a Juan Grabois no se le ocurrió otra mejor idea que organizar una protesta en el centro porteña. En medio de insultos y empujones, fue detenido junto a otras 33 personas frente a la sede de la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad de Buenos Aires.

Desde el Gobierno porteño informaron que esperan que los funcionarios judiciales cumplan con los pasos habituales y posiblemente sean liberados en el transcurso de la tarde, para no demorar la situación con aglomeraciones en el contexto de medidas para contener el avance de la pandemia.

Con la participación de otros movimientos sociales, el referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) protestaba por la muerte de Beatriz Mechato Floresuna, vendedora ambulante de 75 años que fue atropellada el viernes mientras intentaba evitar inspectores del gobierno porteño.

Fiel a su estilo, al ser capturado, el dirigente acusó al comisario encargado del operativo de haberlo señalado directamente a él y le gritó “cagón” varias veces. “Este es el asesino de Beatriz y me vino a buscar a mí específicamente”, gritaba Grabois señalando con sus manos esposadas a uno de los efectivos que lo trasladaba hacia un patrullero.

El Movimiento de los Trabajadores Excluidos (MTE) apunta a los funcionarios de la Ciudad Matías Lanusse y Luciano Cohen como los responsables de la muerte de Mechato Flores. “Tienen que dar explicaciones y ser destituidos de su cargo”, reclamaban los manifestantes.

“Esperamos que el fiscal les meta la causa y los libere. Fueron unos 100 tipos que quieren que haya manteros en las calles“, dijeron en la Ciudad, y rechazaron una medida contra los funcionarios con el argumento de que no se habría tratato de un operativo de desalojo de manteros sino que los inspectores estaban cumpliendo una recorrida de manera habitual.