Etchevehere: “Hay que hacer la comparación con Venezuela porque así empezó Venezuela”

859

El ex ministro de Agroindustria consideró que la intervención del Gobierno en Vicentin fue un “atropello a la propiedad privada” y que la intencionalidad es “absolutamente política”.


Luis Miguel Etchevehere, exministro de Agroindustria durante la gestión de Mauricio Macri, opinó que es “una muy mala señal” la decisión de Alberto Fernández de intervenir y eventualmente estatizar la empresa Vicentin, la cual mantenía una deuda de unos u$s1.350 millones tras la apertura del concurso preventivo.

Entrevistado en Palabra de Leuco, el ex funcionario opinó que “es una muy mala noticia, un hecho muy malo para el país y para la producción que el Ejecutivo haya pasado con un acto ilegal por encima de la justicia y del Congreso. Fue totalmente innecesario porque es una empresa que a partir de una cesación de pagos estaba en un concurso de acreedores y buscaba la manera de salir adelante”.

“Este atropello a la propiedad privada tiene una serie de consecuencias muy negativas: la principal es el estado de incertidumbre que pone a toda la producción nacional y sobre todo frente a los inversores propios y extraños. Si todas las empresas en Argentina que tenga problemas van a ser expropiadas por un decreto, estamos en un problema. Si no hay respeto a la propiedad privada y no hay legitimidad en el lucro, no hay inversión y no hay generación de empleo”, analizó el expresidente de la Sociedad Rural.

Al igual que muchos dirigentes opositores, Etchevehere tampoco le escapó a las similitudes de esta movida K con el régimen chavista. “Hay que hacer la comparación con Venezuela porque así empezó Venezuela. Los inversores dicen ‘ahora que los argentinos tratan de seguir perjudicándose a si mismos, mientras sigan tirándose tiros en el pie, me voy a invertir a Brasil, Uruguay, Paraguay o cualquier otro país donde respeten las reglas del juego”.

No había ninguna necesidad para intervenir Vicentin. La intencionalidad es absolutamente política. Es un error escuchar lo que dice el presidente. Es mejor lo que hace, porque es totalmente opuesto a lo que dice. Paso a paso van cumpliendo con esas premoniciones que hubo de algunos dirigentes políticos que fueron marcando el camino“, concluyó.