En la ONU advierten por la “grave preocupación” por los Derechos humanos en Formosa

651

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, se refirió a un informe sobre las medidas de aislamiento que utiliza el gobernador Gildo Insfrán. De forma insólita, el canciller Felipe Solá lo tomó como un “elogio”.


La Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet, se refirió este lunes mediante una comunicación oficial a la preocupación del organismo por las denuncias de violaciones a los derechos humanos cometidas durante la implementación de las medidas para mitigar la pandemia en Formosa.

La ex presidenta de Chile leyó un informe en la ONU en el que relató lo que hizo su equipo frente a las denuncias contra el gobierno de Gildo Insfrán. En la Actualización Oral sobre la situación de los Derechos Humanos en distintos países del mundo, el informe oficial que brinda Bachelet en la ONU, la funcionaria recorrió los motivos de preocupación para los Derechos Humanos en el planeta.

“En la Argentina, el equipo en el país fue movilizado para responder a la grave preocupación en materia de Derechos Humanos en la provincia de Formosa a medida que evolucionó la pandemia. El Coordinador residente dirigió una misión de evaluación virtual con la participación de Unicef, la OMS y el Alto Comisionado. Se iniciaron consultas con las autoridades sobre un posible programa conjunto estratégico para responder a la emergencia de salud en la provincia, que siga las normas internacionales de Derechos Humanos, incluyendo el tratamiento de problemas estructurales entre las poblaciones indígenas y vulnerables”, dijo Bachelet.

Esa mención a la Argentina como uno de los países investigados en el informe no tiene antecedentes en el pasado reciente, y el país se había transformado incluso en una referencia internacional ineludible en la defensa de los Derechos Humanos. De hecho, el país fue vicepresidente del Consejo de Derechos Humanos en 2019, cuando el ex vicecanciller Carlos Foradori representaba a la Argentina.

En febrero de este año, la oposición, encabezada por la UCR, le envió a Bachelet un informe para denunciar presuntas violaciones a los Derechos Humanos en Formosa, debido a los regímenes de aislamiento y distanciamiento obligatorios que instauró durante meses Insfrán por el Covid-19.

A pesar del panorama que planteó Bachelet en su exposición, el canciller Felipe Solá hizo una lectura diferente de lo ocurrido: “Hoy en Ginebra, Bachelet destacó la respuesta positiva de Argentina a la acción de su equipo en Formosa. Estamos satisfechos con su informe pese al uso falaz del mismo que quiere hacer la oposición, que oculta el elogio al trabajo en común con la ONU”.

El ministro Solá salió así al cruce de la oposición, que se adjudicó como una victoria política la mención de la Argentina en el informe Bachelet, debido a que presentó una denuncia con el detalle de las denuncias de abusos y violaciones a los derechos humanos del gobierno de Insfrán, donde mencionaba detenciones arbitrarias, agresiones, confinamiento compulsivos, violencia policial, entre otros.

Los encargados de formalizar el informe fueron los jefes de bloque del radicalismo en el Senado, Luis Naidenoff, y el de Diputados, Mario Negri. “Hoy @mbachelet explicó lo que se hizo desde la ONU para seguir las graves denuncias sobre violación de DDHH en Formosa. Junto a @luisnaidenoff denuncié el tema internacionalmente porque el Gobierno nacional encubría a Insfrán”, escribió este lunes Negri en su cuenta de Twitter.

También el presidente del radicalismo y ex gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo habló del tema. “Desde hace meses la @UCRNacional denuncia la violación de los DD.HH. por parte de Gildo Insfrán en Formosa. La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michele Bachelet, se hizo eco de esas denuncias y habló en la ONU sobre el informe que hizo su equipo.“, sostuvo con un video y todo de la ex presidenta de Chile en plena sesión.

Efectivamente, la referencia de Bachelet a la Argentina, y a Formosa en particular, certifican la tremenda situación que se vive en la provincia que es análogamente considerada junto con otros violadores de los derechos humanos en el resto del mundo.

El presidente Alberto Fernández la considera una referente y afirma que la admira. Pero cuando el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla debió ir, presionado a la provincia sostuvo: “No existen violaciones sistemáticas de los derechos humanos en Formosa”. Y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero desafió a los críticos: “A nosotros no nos tienen que venir a decir qué hacer con los derechos humanos”. dijo.

Fuente: Clarín