El impuesto a la riqueza ya está listo y buscan tratarlo esta semana en Diputados

1179

Aunque faltan algunos retoques, el proyecto de ley K se presentará tras la primera sesión virtual de la Cámara Baja. El gravamente alcanzaría a 12.000 personas y permitiría recaudar entre 3.500 y 4.000 millones de dólares.


La Cámara de Diputados avanzó en los ajustes técnicos de la plataforma digital y en la capacitación de sus legisladores para afrontar la primera sesión virtual de la historia del cuerpo legislativo, que se concretará esta semana en caso de que resulten satisfactorias las pruebas tecnológicas del sistema.

Dentro del paquete de iniciativas que busca aprobar el Frente de Todos se encuentra el famoso impuesto a la riqueza, impulsado por el diputado Máximo Kirchner y redactado por su par del Frente de Todos Carlos Heller: aseguran que ya está listo para ser debatido y posiblemente todo el resto de la banca oficialista vote a favor. El nuevo gravamen apunta a las grandes fortunas del país para atender los gastos en salud ante la emergencia del Coronavirus.

La decisión es que la iniciativa ingrese formalmente por mesa de entradas de la Cámara baja apenas Diputados logre sesionar de manera virtual. Desde el entorno de Heller afirman que aún quedan dudas con el nombre de la iniciativa. Hoy por hoy es: “Tributo Extraordinario para Morigerar los efectos de la Pandemia de Covid-19”. Quizá en vez de ‘Tributo’ sea “Aporte Extraordinario”, cuentan esas fuentes.

En datos más precisos, el proyecto fija un gravamen ascendente del 2 al 3,5% a todos los argentinos que declararon tener más de 200 millones de pesos al pasado 31 de diciembre. Los afectados serían alrededor de 12.000 personas y la alícuota irá subiendo por escalas. Los que hayan declarado entre 200 y 400 millones deberán tributar 2%. Y se va acrecentando de a medio punto hasta los $ 3.000 millones. A partir de ahí se tributará el 3,5%.

Desde el oficialismo creen que de esta manera podrían recaudar entre 3.500 y 4.000 millones de dólares, que al cambio oficial serían más de 234.000 millones de pesos.

La intención es darle un tratamiento veloz en Diputados, pero previamente deberá discutirse en la comisión de Presupuesto que preside el propio Heller. Después en el recinto. Aunque para su aprobación se requiere de una mayoría especial (129 diputados) por tratarse de un impuesto con una asignación específica, en la bancada del Frente de Todos aseguran que cuentan con los votos necesarios.

El plan B que analiza el kirchnerismo en caso de que el nuevo impuesto quede trabado por algún amparo judicial, es que el tributo sea tomado como “crédito de impuesto a las ganancias”. “Permitiendo que dicho crédito no prescriba y se ajuste por inflación, pudiendo ser aplicado al pago del impuesto a las ganancias para los vencimientos de declaraciones juradas a partir de 2024, con un tope anual del 24% del impuesto anual determinado“, indican.

En la bancada del Frente de Todos de Diputados aseguran desconocer esa “sugerencia”. Y agregan: “Sería cambiar el espíritu de la ley. Lo que estamos proponiendo es un aporte extraordinario, no un adelanto de impuestos”. Igual, admiten, el texto podría sufrir modificaciones en caso de que en Diputados reciban “órdenes de arriba”.