Fuerte repudio al incendio provocado en el edificio del diario El Chubut

596

Otro gravísimo ataque contra la libertad de prensa. Los responsables eran de una columna que protestaba contra la megaminería en la provincia.


Un grupo de personas atacó e incendió este lunes por la noche el edificio donde funciona el diario El Chubut, en la ciudad de Trelew, cuando todavía los periodistas se encontraban trabajando en el lugar.

Todo sucedió pasadas las 20:30 cuando manifestantes que se desprendieron de una columna que protestaba contra la megaminería en la provincia ingresaron en la redacción del diario y ocasionaron destrozos e incendiaron la planta baja del edificio.

Fue un ataque homicida”, dijo Tomás Gutiérrez, jefe de Redacción del diario, a medios locales. 

El editorial de El Chubut

El propio diario consignó en su sitio web que “El Chubut fue blanco de un ataque ya no solo a la libertad de prensa, fue a los trabajadores, a padres y madres de familia, hijos, gente que a diario realiza una tarea como muchos otros con el fin de llevar el pan a sus hogares. Quienes trabajamos en este diario no pensamos todos de la misma manera y sobre muchos temas, incluso debatimos muchas veces de manera enérgica. Pero entre las muchas cosas que tenemos en común está la denodada tarea de realizar nuestro trabajo con dignidad. Somos vecinos con las mismas preocupaciones que el resto de los chubutense, con los mismos problemas, las mismas dificultades. Y no pensamos todos igual”.

“Este breve artículo -amplió el diario- se escribe ya casi entrando al martes 21 entre el humo, los destrozos, la tristeza de ver nuestro espacio, nuestra fuente de trabajo atacada por… difícil definirlo ya sin importar si hay intereses políticos o de otro tenor de por medio. Más de cien familias dependen de este diario. Cabe preguntarse cuántas empresas netamente chubutenses generan esas fuentes de trabajo en la actualidad. Afuera, estoicos, esperan los fieles canillitas para llevar nuestro diario a las calles. Sin miedo y también con la voluntad de realizar su tarea”.

Y concluyó: “En la manifestación que derivó en ataque podría decirse que habría muchos trabajadores, que seguramente no avalan la violencia y la intolerancia. Pero nunca un reclamo popular puede ser contra los trabajadores, las familias. ¿Quién pueden entenderlo? ¿Cómo asumir que la clase trabajadora atente contra fuentes de empleo real? Esto ya no es minería sí o minería no. Se trata de preservar la democracia, la diversidad de opinión, entender que así no podremos progresar. Ahora vendrán las voces de solidaridad y repudio al ataque. Desde ya muchas gracias. Pero antes deberían preguntarse ¿Cómo llegamos a esto?”.

Repudios