“La derrota no se reconoce, no desaprovechemos el triunfo”, el mensaje del Movimiento Social por la República

484

El espacio que encabeza Toty Flores celebró un nuevo congreso ordinario con sus dirigentes, en el cual llamó a respetar la justicia Independiente y cargó contra el Gobierno por “vivir en otra realidad”.


Este lunes se llevó a cabo el Congreso Ordinario del Movimiento Social por la República, evento que contó con la presencia de Toty Flores, fundador y líder del espacio, y las autoridades que lo presiden: Jorge Lasarte, presidente , Luis Palmiotti, secretario general y otros integrantes de la Mesa de la Dirección Provincial del Partido.

Durante el desarrollo del encuentro se recibieron informes de organismos internos del MSR, especialmente del Instituto SER de Investigación, capacitación y formación política que comenzó sus actividades este año con un curso de 8 clases sobre: República, Ciudadanía, Sufragio y Participación.

El eje central de la reunión fue la discusión de un documento político que los congresales debatieron y finalmente aprobaron por unanimidad. En el texto, titulado “La derrota no se reconoce, no desaprovechemos el triunfo”, los dirigentes del MSR indican: “La profundización del proyecto político comenzado en 2003 por el kirchnerismo, versión neocomunista del PJ, ha empobrecido a medio país, incluso a los que aún tienen trabajo, ha quitado todo entusiasmo de progreso a los jóvenes; con el cierre de las escuelas ha empujado a millones de niños a abandonar la educación debido la clausura de los establecimientos, la poca conectividad en las barriadas y lo caro que es mantener datos para ingresar a las plataformas educacionales, lo que muestra la debacle social a la que nos están llevando. Esto corroe hasta la esperanza del más fuerte, al no ver un futuro inmediato que dé señales de superación.”

Lamentablemente parte de las estructuras políticas que conforman la oposición, están preocupadas en los manejos internos de sus propias fuerzas y no tanto en el mandato que le dio el electorado. El oficialismo vive en su propio mundo, donde la realidad no es la misma que la que vivimos los ciudadanos de a pie. Donde las señales de las urnas no se toman en cuenta y disfrazan la realidad como si el resultado hubiese sido otro. Desconocen el acto político y democrático con el cual la ciudadanía se hace escuchar, avala o critica las políticas de gobierno y les da señales a sus representantes para que actúen en consecuencia”, agregan.

En esa línea, sostuvo que “en Argentina pareciera que existen dos mundos: el de los gobernados y otro, el de las conducciones. Triste es volver a escuchar 20 años después el “Que se vayan todos”. Mientras los que perdieron avanzan sobre los derechos elementales de los ciudadanos, los ganadores se miran la pelusa del ombligo, desaprovechando la oportunidad histórica que le ha dado el voto popular a abrir un diálogo fructífero para emprender el camino hacia otro gobierno.

De todos modos lo ocurrido con la votación de la Ley de Presupuesto y la unidad lograda, muestra a la ciudadanía un camino de esperanza. Cuando la situación apremia se pueden dejar de lado los intereses personales o de cada espacio para dar lugar a lo que realmente importa, el interés de la Nación. El Movimiento Social por la República, ha interpretado desde su creación la existencia de un movimiento social que en un principio estaba conformado exclusivamente por sectores, en su gran mayoría independientes, de la clase media. Hoy, a casi una década de su irrupción, no sólo sigue vivo sino que ha sumado a una porción del electorado histórico peronista.

El M.S.R se propone como política central el crecimiento del mismo y alcanzar las exigencias que pide la Justicia para cumplir el objetivo de ser un partido reconocido también por la Justicia Electoral de la Provincia de Buenos Aires donde somos reconocidos como Partido Nacional de Distrito desde 2016.

Así como lo hicimos al principio, sumaremos afiliados en las esquinas, en las plazas y en eventos públicos, hasta alcanzar los objetivos que nos proponemos hoy. Invitando a todos los grupos activos de la sociedad, que luchan por distintos objetivos, sin sentirse representados por los partidos políticos actuales, a que se acerquen a este espacio en crecimiento para contar en sus
distritos con la herramienta hoy necesaria para la participación en la disputa política. Esta actividad supone nuestra capacidad de escucha a todos los sectores sociales que esperan. Respuestas a sus reclamos y que trabajemos como puentes de solución a sus necesidades.