El día después de la invasión de bolsonaristas en el Palacio presidencial, el Congreso y la Corte de Brasil

300

Miles de manifestantes superaron la barrera policial y subieron la rampa que da acceso al techo de los edificios de la Cámara de Diputados y del Senado, y los jardines del Planalto y los Tribunales, en Brasilia. El ejército ya comenzó a desarmar a los grupos y hay más de 400 detenidos.


El día después de la invasión de bolsonaristas a los tres edificios del poder en Brasilia: el Congreso, el Planalto y el Tribunal de Justicia, Lula da Silva retoma sus actividades este lunes con una reunión con los gobernadores para analizar la crisis que lo sorprendió a una semana de haber asumido.

En tanto, la oleada bolsonaristas no estaba aquietada en las primeras horas de este lunes. Simpatizantes del expresidente Jair Bolsonaro bloquearon este lunes avenidas y rutas en San Pablo y otros estados del país.

Un grupo de activistas bloqueó a las 6 de la mañana la avenida Marginal Tieté, una de las principales de la ciudad de San Pablo, donde quemaron residuos y neumáticos, causando un embotellamiento de vehículos de varias cuadras, informó la cadena Globo.

La Policía Caminera Nacional informó que también había bloqueos totales o parciales de rutas en varios estados, especialmente en Santa Catarina, en la región sur y en Mato Grosso, región amazónica.

Simpatizantes del expresidente brasileño Jair Bolsonaro realizan una manifestación en la Explanada de los Ministerios en Brasilia el 8 de enero de 2023 (AFP)

Campamentos bolsonaristas

El Supremo Tribunal Federal ordenó además la evacuación de los campamentos bolsonaristas desplegados en varias ciudades del país frente a unidades del Ejército.

En la mañana de este lunes, poco después de las ocho, fuerzas de seguridad cercaban a los bolsonaristas acampados en Brasilia y parte de los manifestantes abandonaban el lugar, informó O’Globo.

Sin embargo, otros manifestantes permanecían este lunes instalados frente a una unidad del Ejército en el parque Ibirapuera, en San Pablo, a pesar de las órdenes de evacuación del Supremo Tribunal Federal.

Además, la Policía Caminera Nacional informó que inconformes realizaron bloqueos totales o parciales de carreteras en varios estados, especialmente en Santa Catarina, en la región sur y en Mato Grosso, región amazónica.

Gobernador suspendido

Los hechos de desataron este domingo cuando una marea de manifestantes vestidos de amarillo y verde -los colores de la bandera y de la campaña de Bolsonaro- asaltó poco después de las 2 de la tarde las sedes de los tres poderes del Estado en la capital brasileña, en un estallido inédito de violencia que desató enseguida una ola de condenas dentro y fuera del país.

El ministro de la Secretaría de Comunicación del Presidente mostró como quedó el Palacio de Planalto. El operativo de desalojo dejó al menos 150 detenidos. Grupos radicales habían invadido los edificios de los tres poderes en Brasilia…

Luego de más de cuatro horas de máxima tensión, autoridades de Brasil confirmaron que la Policía recuperó el control de los edificios ​y logró desalojar a los manifestantes, en un operativo que incluyó gases lacrimógenos y enfrentamientos. Hay al menos 400 detenidos.

Simpatizantes del expresidente de Brasil Jair Bolsonaro vandalizan una sala del Palacio de Planalto, 8 de enero de 2023 (REUTERS)

Al menos 46 personas resultaron heridas, seis de ellas graves y dos que fueron intervenidas quirúrgicamente de emergencia, informó este lunes el hospital de Brasilia según el sitio de noticias 20 Minutos.

Pero también hubo “bajas” políticas, un juez de la Corte Suprema de Brasil apartó de su cargo al gobernador del Distrito Federal de Brasilia, Ibaneis Rocha, por 90 días, tras el asalto de este domingo.

La decisión fue tomada por el magistrado Alexandre de Moraes, que también ordenó a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado actuar para liberar cualquier tipo de vía o edificio público ocupado por partidarios del expresidente Jair Bolsonaro en todo el país.

Un indignado Lula da Silva ordenó la intervención de Brasilia hasta el 31 enero, y prometió el castigo a los “vándalos” que protagonizaron las tomas.

Lula lanzó duras críticas contra Bolsonaro, de quien dijo que “escapó” para no entregarle la banda presidencial, algo inédito en décadas de democracia en el país.

El dirigente progresista regresó a Brasilia por la noche e inspeccionó los graves destrozos provocados en las sedes de los tres poderes del país. En su última aparición pública del día, Lula dijo que este lunes “retoma labores en el Palacio del Planalto”. “Democracia siempre. Buenas noches”, tuiteó el presidente.

Información de Clarín, Noticias Argentinas y medios locales