Berni: “Los organismos de derechos humanos quieren a todos los presos afuera, por mí que no salga ninguno”

1423

El ministro de seguridad de la Provincia se paró de la vereda de enfrente del Gobierno y fue categórico: “Es un verso lo del uso de las pulseras electrónicas”.

El ministro de seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, se paró en la vereda contario de los operadores del Gobierno que están activando todos los canales para obtener la liberación de una gran cantidad de presos luego de que se conocieran los primeros casos confirmados de coronavirus en varias unidades penitenciarias.

La chispa que generó malestar entre el resto de la población carcelaria fue la liberación de Amado Boudou, un recluso que no era de riesgo y el pedido de Horacio Pietragalla para que soltaran a Ricardo Jaime, Martín Báez (el hijo de Lázaro que contaba dólares en la Rosadita) y Luis D’Elía, el piquetero que actualmente está en su domicilio luego de ser internado por un estado febril.

“Por suerte para los presos (su libertad) no depende de mi opinión, porque si fuese por mí no sale ninguno”, disparó Berni en una entrevista televisiva y agregó: “Hoy las cárceles son un lugar complicado no solamente por la sobrepoblación que tienen sino por todas las expectativas que se van generando”.

Berni aclaró que el tema carcelario está más en la óptica del Ministerio de Justicia y que la libertad de cada preso depende de los jueces y no del poder político. “Es una situación muy excepcional, donde mi visión no tiene mucha injerencia porque las cárceles dependen administrativamente del Ministerio de Justicia y la libertad de cada uno de los presos depende de los jueces. Hay que remitirse a lo que dicen los dueños de cada uno de los presos, que son los jueces” pero aclaró que en la provincia de Buenos Aires. “no hay cantidad suficiente de pulseras para todos los presos que quieran liberar”.

Por último, Berni les pegó a los organismos de Derechos Humanos. “Hay una sobreactuación de algunos organismos de derechos humanos que tensan permanentemente y logran llevar una expectativa falsa. Los organismos de derechos humanos quieren que los presos estén afuera”.