Avanza la reforma judicial K: más jueces se suman a la ola de renuncias y crecen las vacantes

488

Ya son 30 los puestos vacíos ante las modificaciones en el sistema jubilatorio y se espera que en las próximas semanas sigan formalizándose más dimisiones.


Cada vez son más los jueces que se suman al éxodo de la Justicia y deciden dejar su cargo luego de que el Gobierno presentara un proyecto con polémicos cambios en las jubilaciones de privilegio para beneficiar a miembros del Poder Judicial y diplomáticos.

Tal como lo quería el Frente de Todos -tras no aceptar los cambios propuestos por la oposición- la medida se convirtió en ley esta semana luego de la aprobación en el Senado y dio lugar a la primera arremetida de la nueva reforma judicial K.

En las últimas horas se formalizaron otras siete renuncias de jueces y la cifra total de vacantes aumentó a 30. Los nuevos en abandonar el Poder fueron Floreal Ricardo Daniel De Laurentiis, del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional número 11 de la Capital; Alfredo Justo Ruiz Paz, del Tribunal Oral en los Criminal Federal número 5 de San Martín; Adolfo Raúl Guzmán, del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Catamarca; y Nora María Teresa Cabrera de Monella, del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Comodoro Rivadavia.

También renunciaron Fernando Gustavo Sanz de Urquiza, del Juzgado Federal de Ejecuciones Fiscales Tributarias número 4 de la Capital; y Eduardo Carlos Fernández, del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional número 19 de la Capital; Cecilia Yolanda Federico, del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Civil número 94, también de la Ciudad de Buenos Aires.

Desde el anuncio de la norma se advirtió sobre la posibilidad de renuncias masivas teniendo en cuenta que muchos jueces ya tienen otorgado el beneficio de la jubilación, dado que cuentan con los aportes y la edad, pero continúan en el cargo hasta los 75 años y adelantarían su retiro para no ser alcanzados por el nuevo régimen.

Se prevé que en las próximas semanas continúen formalizándose las dimisiones de magistrados. La Casa Rosada salió a defenderse de las acusaciones y aseguró que “el objetivo no es vaciar la Justicia, sino corregir un régimen jubilatorio que es desigual”.