Agustín Salvia: “Generación tras generación, la Argentina va quedando fuera del sistema”

640

Una medición afirma que la pobreza alcanzó casi el 50% en el país. El director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA aseguró que “la Argentina está fragmentada en un tercio incluido, un tercio vulnerado y un tercio postergado“.


Un indicador paralelo de la pobreza que realiza el Gobierno nacional registró que por la pandemia casi la mitad de la población fue empujada a esa situación de vulnerabilidad económica. Se trata del índice de la pobreza multidimensional, que mide otros aspectos como vivienda, empleo o salud, y que alcanzó el 49,6% de los habitantes, lo que equivale a unas 22,7 millones de personas.

El director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, Agustín Salvia, opinó al respecto en Radio Mitre y dijo que “la información no es nueva, pero lo importante es que un organismo público como la Coordinación de Políticas Sociales, tomando datos del Indec, transparente la situación de una Argentina que en 20 años ha producido esto; ha producido que el 50% de la población esté afuera del sistema; los indicadores convocan a analizar una pobreza multidimensional; nosotros lo venimos haciendo desde 2004; es oportuno que no se mida sólo por ingresos; pero hoy por ingresos está en el 42%, y el organismo también lo reconoce”.

En ese sentido consideró que “es cierto que hay políticas públicas que en el contexto electoral buscan bajar ese índice; pero el informe marca la pobreza estructural; una Argentina que generación tras generación va quedando fuera del sistema, no solo por el ingreso, sino porque no puede mejorar su vivienda, no puede atender su salud, su educación; tiene que requerir de asistencia pública para mantener un nivel de supervivencia, y esto se viene agudizando desde hace una década”.


“Mantenemos desde el 2008 niveles de pobreza extrema y muy importantes, que tiene que ver con dos o más indicadores; cuando uno analiza dos o más indicadores, da el dato del 50%; si uno toma sólo uno de los indicadores, como no vivir en un cuarto cuatro personas; o que los chicos no vayan a la escuela; o que no tengan agua potable; con solo uno de los indicadores, el déficit sería cercano al 60%. Es una Argentina fragmentada en tercios; un tercio incluido, un tercio vulnerado y un tercio postergado”.

Y siguió: “Esa Argentina se produjo por impericia y falta de voluntad política, para transformar esta realidad en un pueblo que esté progresando, generando trabajo; que es lo que quiere la gente; quiere invertir ella en su propia salud, su propio hábitat; la sociedad pobre quiere poder trabajar y progresar; y esto está vedado; es un derecho vedada; los programas sociales que vienen a asistirlos es porque las políticas públicas no generan esas condiciones”.