Acreedores de la Provincia aceptan reabrir las negociaciones por la deuda

316

Uno de los fondos se lo hizo saber al equipo económico de Axel Kicillof, que esperan alcanzar un acuerdo en junio.


La administración bonaerense recibió un buena noticia en tiempos turbulentos para los mercados internacionales y la economía argentina, fuertemente perjudicada por los coletazos del coronavirus y la crisis del petróleo.

Este miércoles Axel Kicillof se enteró que los acreedores que tienen en su poder bonos de la deuda emitida por la Provincia comunicaron en las últimas horas al equipo económico del gobernador que “están dispuestos” a avanzar con las negociaciones por la reestructuración de los títulos.

“El Comité de titulares de bonos de titulares institucionales de deuda emitida por el la Provincia de Buenos Aires toma nota del reciente nombramiento de bancos con el fin de ayudar a la provincia con un ejercicio de redefinición de deuda”, expresó mediante un comunicado de prensa el fondo Mens-Sana Advisors, dirigido por el argentino Marcelo Del Mar.

Además el comunicado agrega que “el Comité está compuesto actualmente por 35 instituciones, incluidos fondos mutuos, fondos de pensiones, cobertura, fondos y oficinas familiares, y tiene participaciones significativas en los 11 bonos de derecho extranjero en circulación emitidos por la provincia».

Y explica: «El Comité está comprometido con los Principios respaldados por el G20 para flujos de capital estables y reestructuración justa de la deuda, que incluye, entre otros, transparencia y flujo oportuno de información, buena acciones de fe y trato justo entre las clases de acreedores. El objetivo clave del Comité es proteger el interés de los tenedores de bonos internacionales ya que la Provincia busca abordar sus desafíos de servicio de la deuda, que requiere un esfuerzo de colaboración entre las autoridades provinciales y los acreedores del sector privado”.

En enero de este año, el gobierno bonaerense había intentado restructurar los 250 millones de dólares de vencimientos del Bono BP21, pero tras el fracaso por la falta de apoyo decidió recurrir a los bancos Citi y Bank of América para que estos hagan de asesores en la reestructuración, mientras que la firma DF Kinkg se encargará de contactar a los dueños de los títulos para de esta forma hacer más sencilla la negociación.