Zuvic: “En este Gobierno se gestó la radicalización de la cleptocracia”

1005

La diputada de la Coalición Cívica aseguró que el Gobierno “está poniendo primera y pisando el acelerador con todo, replicando cosas que hicieron en Santa Cruz y la Nación”


Acusada de ser una “denunciadora serial”, lo cierto es que la diputada nacional Mariana Zuvic es de las pocas dirigentes políticas que aún tienen el coraje de enfrentarse al kirchnerismo. Contó que recibió amenazas por sus acusaciones y que si bien la mayor parte de su familia no vive en el país, en su espacio político “las que hemos denunciado, hoy tenemos que tener custodia”. “Durante mucho tiempo no quise aceptar y mi familia me lo pidió”, confesó en Palabra de Leuco por TN.

En esta versión del kirchnerismo con Alberto Fernández, se gestó la radicalización de la cleptocracia. Están poniendo primera y pisando el acelerador con todo, y replicando cosas que hicieron en Santa Cruz y la Nación. Entiendo que los apremia el tiempo. Ella (Cristina Kirchner) entiende que le queda poco tiempo en el poder, y que tiene que apurarse en este plan de impunidad“, comenzó la legisladora, quien consideró que el “plan de impunidad” implica “mostrarle a los argentinos que somos todos iguales, desacreditar a las ‘denunciadoras seriales’ y también a los periodistas”.

“La realidad es que ya está el ministro de la venganza en plena pandemia, amedrentando, intimidando, fiscales y jueces. Y este video es un intento de intimidar a los periodistas”, dijo Zuvic al referirse al video que la vicepresidenta publicó hace unos días en su cuenta de Twitter en el que aparecen los periodistas Alfredo Leuco, Daniel Santoro, Jorge Lanata y Nicolás Wiñazki, entre otros.

La diputada santacruceña dijo que aunque está “preocupada” por ella y por su familia, “no” tiene miedo. “Sería una estupidez de mi parte tenerle miedo a estos ladrones vulgares y torpes. Son perversos y sí tienen una absoluta ambición de poder. Pero por sobre todas las cosas, son torpes con inquietudes, y eso es mucho más peligroso”.

La realidad es que la vicepresidenta de la Nación tiene siete causas elevadas a juicio oral. Lo que mostraban los periodistas independientes y los que las ‘denunciadoras seriales’ decíamos fue comprobado por tres tribunales orales y varias cámaras que ella intentó recusar”, completó.