Vidal: “Argentina puede ser un país libre y con Justicia, depende de nosotros”

9195

Así se expresó la ex gobernadora en un videoconferencia con dirigentes del PRO de Córdoba.


En tiempos de pandemia, las charlas privadas y los encuentros virtuales se convirtieron en el ámbito preferido de María Eugenia Vidal para opinar sobre la coyuntura política y las tensiones entre el oficialismo y la oposición.

La ex gobernadora de la Provincia de Buenos Aires viene manteniendo reuniones con intendentes, legisladores y militantes del PRO. Y este martes le tocó el turno a la militancia de Córdoba, con la diputada nacional, Soher El Sukaria, titular del PRO Córdoba de la Capital; y el jefe del bloque en Diputados Cristian Ritondo, como moderadores.

Además de una breve exposición, el sistema permitía que Vidal responda preguntas de los participantes. Entre otras consultas, surgió: “¿Fuimos ingenuos?”. La ex mandataria bonaerense respondió, seria: “No me arrepiento de haber hecho muchas cosas bien aunque políticamente no fueran redituables”.

Al preguntarle si la Argentina podría ser un país “libre y con justicia”, Vidal afirmó: “Depende de nosotros. De nadie más. De nuestro compromiso. Yo estoy, no me creo que puedo sola, y estoy para empujar el carro que estaba encajado (citando la metáfora que usó Mauricio Macri en 2018 en plena crisis económica). Sin preguntar quién encajó el carro, si fue ayer, si fue hace un mes, si hay uno que mira y no ayuda, estoy para empujar el carro”.

En otro tramo del Zoom, la ex funcionaria planteó que la crisis supone una oportunidad para “pelearla en serio, y de verdad. Como lo hicimos alguna vez. El PRO ya pasó por esto. Estamos acostumbrados a arrancar bien desde abajo y, con método, trabajo, profesionalismo, y con compromiso, hacer la diferencia. Ya lo hicimos una vez. Y no tengo dudas que podemos volver a hacerlo”.

Yo estoy, estoy para pelearla, para acompañar, para estar cerca de la gente, para mostrar que hay otro camino. Porque estoy convencida que hay otro camino”, agregó. Sin dar nombres, también apuntó a los que “no tienen humildad”, y cerró: “También tenemos que mostrar nuestra capacidad de aprender, siempre desde humildad. Nadie es infalible y siempre me da miedo un dirigente que cree que no se equivoca. Creo en otra forma de hacer política: creo en un hacer diciendo la verdad, reconociendo errores, en equipo”.